Inicio La Pampa "Halo solar" en Santa Rosa

«Halo solar» en Santa Rosa

CURIOSO FENOMENO OPTICO EN EL CIELO PAMPEANO

Los santarroseños y parte de los pampeanos disfrutaron ayer de un curioso fenómeno óptico atmosférico denominado «halo solar». Se trató de una suerte de arcoiris circular rodeando al Sol y es consecuencia de la formación de partículas de hielo en la alta atmósfera. Comenzó en torno a las 13.00 y duró apenas unos minutos.
El fenómeno ocurrió en horas del mediodía y fue visible en gran parte del centro de la provincia. Muchas personas aprovecharon para sacarle fotos o incluso tomar filmaciones, que hicieron llegar a los medios o bien subieron a sus redes sociales.
Este efecto óptico tiene similitud con un arcoiris, y de hecho tiene forma de arcoiris circular, con el Sol en el centro. Es consecuencia de la reflexión, refracción y dispersión de los rayos solares. En el arcoiris, son las gotículas de agua en la atmósfera las que producen esa superposición de procesos físicos, mientras que en un halo solar lo hacen los cristales de hielo formados en la alta atmósfera.
Estos cristales de hielo se producen por el avance de un frente frío y húmedo en la alta atmósfera.
El nombre técnico es «halo solar» y aunque es curioso, no es raro. También se lo denomina antelia o aro iris. Es más habitual en lugares más fríos como Rusia, la Antártida o el norte de Escandinavia. Cuando se presentan las condiciones adecuadas para su formación, se puede dar en otros lugares.
También tiene similitud con los halos que se forman en torno a la Luna en noches húmedas. Todos ellos tienen por denominador común el fenómeno óptica de la refracción -paso de un rayo de luz de un medio a otro, tal el caso del aire al agua o del aire a un cristal de hielo-, la dispersión que ello genera, formando el espectro de colores, la reflexión o ‘rebote’ dentro de la gotícula o el cristal, y una nueva refracción del rayo, ya dispersado en las frecuencias que lo componen, para volver al aire.
En el caso del «halo solar» de ayer, algunos santarroseños creyeron ver un segundo círculo, más tenue que el primero y también concéntrico respecto del Sol. Esto es totalmente probable y al igual que cuando se produce un segundo arcoiris, es consecuencia de una doble reflexión interna.