Inicio La Pampa Harán Centros de Aislamiento Sanitario

Harán Centros de Aislamiento Sanitario

BUSCAN MEJORAR LA INFRAESTRUCTURA SANITARIA EN CARCELES

En el marco de la Red Penitenciaria Federal, el Ministerio de Obras Públicas construye 31 Centros de Aislamiento Sanitarios para dar respuesta a la situación generada por la pandemia de Covid-19, mejorar la infraestructura sanitaria y optimizar la atención médica de la población residente en estos complejos. En ese marco, se pretende construir uno de ellos en la provincia de La Pampa.
Según informaron desde Nación, en la provincia de Buenos Aires ya finalizaron 10 unidades ubicadas en Lomas de Zamora (Unidad Penitenciaria Nº 40 y 58); Ituzaingó (UP 39); Florencio Varela (UP 23 y 32); General Pueyrredón (UP 15 Batán); Olavarría (UP 38 Sierra Chica), General Alvear (UP 30), La Plata (UP 34 Melchor Romero) y San Martín (UP 47). Estos centros se suman a los que ya culminaron en Piñero, provincia de Santa Fe, y en Córdoba en el Complejo Carcelario Reverendo Padre Luchesse.
«En total, los Centros de Aislamiento Sanitario son 31, de los cuales 19 están ubicados en la Provincia de Buenos Aires, y otros 12 se ejecutarán en Salta, Chaco, Chubut, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Fe y Santiago del Estero, que sumarán 786 camas en total», informaron desde el Gobierno nacional.
A su vez, explicaron que «los mismos tienen como objetivo dar respuesta a la situación generada por la pandemia de Covid-19, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud respecto de las personas residentes en estos complejos».

Metodología modular.
Los nuevos centros poseen una superficie de 470 metros cuadrados, y se construyeron bajo la metodología modular sobre plateas de hormigón ya existentes. «Tienen una capacidad para sumar 24 camas de aislamiento y cuentan con todo el equipamiento médico necesario para su funcionamiento, como ecógrafo portátil, electrocardiógrafo, equipo de hemodiálisis y osmosis inversa, y equipos de rayos X, entre otros», precisaron.
Además, cada uno está dividido en dos sectores. Estos incluyen área de aislamiento sanitario, sectores de control y servicios.

Red Penitenciaria Federal.
El Ministerio de Obras Públicas de la Nación lleva adelante la Red Penitenciaria Federal, «que incluye 144 intervenciones en 13 provincias, por una inversión total de $28.118 millones, de las cuales 128 están destinadas a la Provincia de Buenos Aires, por una inversión de $21.948 millones».
«En ese sentido, además de los Centros de Aislamiento, se construirán 12 Unidades Carcelarias, para la incorporación de 5.000 nuevas plazas con una inversión de 12.800 millones de pesos. Dos de estas unidades podrán albergar a 1.000 personas detenidas cada una, y las otras 10 (alcaidías) a 300 cada una, lo que permitirá descomprimir las comisarías bonaerenses donde hoy se encuentran más de 5 mil personas detenidas», destacaron.
«También, incluye obras en el Complejo Federal de Condenados de Agote (Buenos Aires); el Centro Federal Penitenciario Litoral Argentino (Santa Fe); la Cárcel de Esquel (Chubut); el Complejo Penitenciario Federal de Cuyo (Mendoza); y en el Servicio Penitenciario Provincial de Ullum (San Juan); y trabajos en 96 comisarías de los 24 partidos del Gran Buenos Aires», concluyeron.

Una propuesta similar.
El Gobierno de La Pampa recibió en agosto del 2020 una propuesta similar, que consistía en instalar cárceles modulares para alojar internos de baja peligrosidad con las condiciones básicas de habitabilidad y seguridad. La iniciativa apuntaba a darle una solución rápida y efectiva a la sobrepoblación en las comisarías.
Tal como informó LA ARENA en aquel entonces, el proyecto fue elaborado en el marco de la pandemia de Covid-19, para evitar que el virus se propague dentro de los establecimientos penitenciarios provinciales, como por ejemplo las comisarías y la Alcaidía. A su vez, posee una estructura similar a la que se utilizó para montar los módulos hospitalarios en Santa Rosa y General Pico.
El proyecto contemplaba módulos interconectados entre sí, vinculados por un pasillo central de traslado de internos y de circulación de vigilancia. A su vez, se fraccionan en pabellones, lo que resulta «fundamental» para no generar grandes aglomeraciones de internos. «Cada pabellón cuenta con un patio interno, lo cual le da a los internos posibilidad de esparcimiento y, además ventilación de los módulos», contaron fuentes allegadas a la iniciativa.
La iniciativa era versátil y podía concretarse dentro de la Alcaidía o en un terreno distinto, ya sea en Santa Rosa o en otra localidad. En esa línea, resaltaron que lo bueno del proyecto es que posibilita «sectorizar y no tener todos dentro de un pabellón. Si hoy se contagia un interno de la Alcaidía, es muy probable que se contagien todos. Como esto lo manteníamos como sectores, no había forma de que los internos se vayan y se contagien». Sin embargo, aclararon que es «una solución ante la pandemia», porque «en el transcurso de los años le tienen que dar una solución final. Pero esto para salir del paso es espectacular, y el día de mañana esos módulos se desacoplan y se pueden reutilizar».