miércoles, 28 octubre 2020
Inicio La Pampa "Hay muchos que ya han decidido cerrar sus puertas"

«Hay muchos que ya han decidido cerrar sus puertas»

SALONES DE FIESTAS INFANTILES RECLAMAN REAPERTURA

«Necesitamos volver a trabajar! Tenemos todo para iniciar con protocolo del que pidan», inició Cecilia Moya un posteo en redes sociales, reclamando por la reapertura de los salones de fiestas infantiles.
Moya es propietaria de un pelotero de la calle Escalante, una de las pocas actividades económicas que siguen sin poder abrir (solo falta reactivarse el 7% de las actividades), desde que empezó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, para evitar la propagación de contagios por coronavirus, en el mes de marzo.
En su reclamo, Moya manifestó que «el señor gobernador no sabe de nuestra existencia. Los salones de eventos infantiles, con quién sabe que excusa, porque no nos dan respuesta alguna, aún no podemos abrir. Nos ‘quieren’ otorgar -que por el momento nada hicieron- créditos para ‘subsistir…pagar deudas’, y con eso seguir endeudados. Queremos trabajar! Las actividades infantiles al aire libre y bajo techo están habilitadas. Me pregunto ¿Por qué nosotros no tenemos la opción de aunque sea, abrir por hora?», cuestionó.

Créditos.
Moya le dijo a LA ARENA respecto de los créditos que el gobierno anunció, y se iban a entregar desde el Ministerio de Desarrollo Social, que «hay un grupo de WhatsApp con los propietarios de los distintos salones, que en un principio éramos más de 30, y ya hay muchos que han decidido cerrar sus puertas definitivas. Ahí en el grupo, un colega se ofreció a tramitar los créditos para todos, le pasamos todos los papeles, los gastos, y esta semana nos dijo que hasta el momento no ha tenido respuestas».
«En un principio cuando los anunciaron, ninguno estuvo de acuerdo, porque es patear el problema para adelante, pero seguimos manteniendo la deuda, con otro crédito por pagar. Pero de igual manera presente los papeles, porque yo sigo pagando el alquiler del local, y desde marzo me lo viene pagando mi papá, por lo menos la plata nos serviría para eso», dijo.
Asimismo, señaló que «nosotros sacamos en un principio el crédito a tasa 0, para subsistir, porque estamos sin ningún tipo de ingresos. Mis papás y mis suegros nos están manteniendo, nos compran hasta la mercadería. Esto sería sumar otro crédito más, pero no nos queda otra».

Habilitaciones.
Moya señaló que «estábamos con mucha expectativa cada vez que se iban anunciando las distintas habilitaciones, pero ya no podemos esperar más. Yo tengo hijos de la misma edad que los que vienen al salón, y ellos ya empezaron todas las actividades, entonces no puedo entender que en salones grandes como los nuestros no se pueda trabajar».
En ese sentido añadió que «llevo a natación a mi hija, y en el vestuario están todos los nenes y todos los padres cambiándolos, y el espacio es muy pequeño. Va a danza, y si bien son 10, las nenas de cinco años están todas juntas, se abrazan, es complicado».
«Creo que los encargados de las habilitaciones no deben tener mucha idea de la organización de los salones, pensarán que sirven solo para cumpleaños. Pero así como vas a un parque y está lleno… Uno pide aunque sea que nos dejen abrir, con un protocolo y que los chicos puedan venir», señaló.

Transformación.
«Cuando dieron la opción para los salones de eventos, de transformarlos en restaurantes, para nosotros es imposible, porque tenemos los juegos que son muy grandes. Estoy intentando cortar los gastos, di de baja internet y teléfono, porque si bien es poco, suman a fin de mes», señaló.
Finalmente pidió «que nos dejen trabajar con turnos de a pocos chicos, o que se pueda festejar un cumpleaños de una sola familia, con 10 personas, algo. Y que después la gente elija si viene o no viene, pero necesitamos empezar a facturar».

Protocolos.
En el mes de junio, propietarios de salones de fiestas infantiles, informaron que presentaron un pedido de reapertura para los locales del sector, en distintas áreas municipales y provinciales. En ese momento les pidieron modificaciones al protocolo propuesto, pero no les dieron respuestas concretas.
Carlos Guevara, quien actuó como vocero del sector en ese momento, explicó que «los pedidos fueron enviados al intendente Luciano di Nápoli, al secretario general de la Gobernación José Vanini, y al ministro de Salud Mario Kohan». «En el Ministerio de Salud respondieron que teníamos que hacerle algunas modificaciones al protocolo, más que nada en la redacción, porque son cosas mínimas, pero no nos dieron una fecha certera», Tres meses después, la situación sigue igual.