Inicio La Pampa "Hay que bancarnos la incertidumbre"

«Hay que bancarnos la incertidumbre»

CLASES PRESENCIALES Y SEGUNDA OLA

Con el desembarco de la segunda ola de contagios de coronavirus y las consecuentes medidas restrictivas para evitar el colapso del sistema de salud, comenzó a oírse en la sociedad y en los medios de comunicación un discurso reaccionario contra la suspensión de la presencialidad. Pero según Gabriel Brener, especialista en educación, en el fondo «tenemos que bancarnos la incertidumbre».
En declaraciones a Radio Noticias, Brener, que es especialista en Gestión y Conducción del Sistema Educativo, aseguró que «la educación es muy importante y nunca dejó de serlo durante la pandemia». Sin embargo, «tenemos que bancarnos lo incómodo de la situación y entender que tenemos que actuar en consecuencia».
Si bien evitó entrar en el debate de si la escuela es o no un lugar de contagio, afirmó que es necesario que «cuando los números de contagios suben, lo primero que hay que hacer es preservar la salud, porque lo primordial es cuidar la vida y después todo lo demás».
Para algunos sectores, eso que parece sentido común es motivo de disputa no solo familiar sino que también política desde la negativa del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de desoír un decreto presidencial que suspendía las clases presenciales en medio de una escalada de contagios.

Deshumanizante.
En relación a ese punto, para Brener es «deshumanizante» que la educación sea tomada como un instrumento para hacer política en un año de elecciones. «Me parece muy deshumanizante esa actitud de algunas personas con responsabilidades de utilizar la presencialidad bajo efectos momentáneos de oportunismos electorales».
Según el especialista en materia educativa, eso «no es más que demagogia» e incluso «ejercicio de un negacionismo que lo que hace es dañar a la sociedad» porque tiene efectos concretos. «Con esas actitudes se amplía el número de infectados, disminuyen las camas de terapia intensiva, las muertes de padres, hijos y vecinos, porque el virus desconoce de afiliación política o colores partidarios», consideró Brener.

«Mantener el vínculo».
Al avanzar en la entrevista, Brener no dejó de remarcar la necesidad de tomar dimensión del contexto en el que se vive donde la salud debe ser lo prioritario. «Siempre tenemos que tender a la presencialidad, de hecho ahora tengo una clase y me gustaría estar en los pasillos, escuchando a los alumnos, porque el vínculo es otro. Pero eso no implica que ante los datos concretos me parece que hay que tener sentido común», dijo.
Por eso, remarcó que en el contexto de pandemia lo que no se debe perder de vista es el vínculo entre los estudiantes y la escuela, principalmente con los más vulnerables. «Mientras no podamos acceder a la presencialidad porque hay que salvar vidas, lo que hay que hacer es mantener el vínculo pedagógico que significa priorizar a los que están peor, los que por ejemplo no tienen equipamiento tecnológico para acceder a la virtualidad», indicó.
Para el especialista, eso es «una responsabilidad del estado nacional y provincial pero también tiene que haber responsabilidad de los adultos, papás y familias».

¿Déficit de aprendizaje?
Uno de los mayores impactos negativos de la virtualidad se notó durante el primer año de la pandemia principalmente en aquellos niños y niñas recién iniciados en su trayectoria escolar, que pese a tener vínculo con la escuela, en algún momento tuvieron complicaciones en su aprendizaje. Según el especialista en educación, eso es algo inevitable.
«Nadie podría negar que los chicos que viven en las fronteras entre Gaza y Jerusalén no van a estar afectados. Entonces claro que habrá afectación y déficit del aprendizaje, pero lo que tenemos que hacer es asumir la responsabilidad de amortiguar esos efectos, tratar de repararlos del mejor modo», manifestó.