miércoles, 23 octubre 2019
Inicio La Pampa "Hay que cuidarlo entre todos"

«Hay que cuidarlo entre todos»

INAUGURARON NUEVO COLEGIO SECUNDARIO EN WINIFREDA

El director general de Administración Escolar del Ministerio de Educación del gobierno provincial, Pablo Daniel Maccione, entregó las llaves del nuevo colegio secundario de Winifreda a su rectora, Cecilia Chaves. El acto se desarrolló el jueves en el moderno edificio escolar estatal en medio de una gran emoción por la concreción del proyecto. Participaron la intendenta Adriana García, los secretarios comunales Claudio Senestro (tesorero), Sergio Bellendir (Desarrollo Social) y Claudia Visbeek (Cultura), profesoras y estudiantes de cuarto, quinto y sexto año del ciclo orientado del nivel medio.
Chaves le dijo al alumnado «estas son las llaves de nuestro edificio, ahora tenemos la responsabilidad de cuidarlo entre todos». Seguidamente caminaron por las flamantes instalaciones del inmueble, donde los alumnos empezarán a cursar luego de que se inaugure oficialmente. Ya se le conectó el gas natural.
«Fue un momento de alegría total, los chicos estaban muy emocionados porque recorrieron las distintas dependencias por primera vez, nos sacamos fotos, fue hermoso lo que vivimos», describió Chavés a LA ARENA.
«Ya me dieron autorización para que empecemos a transitarlo», comentó la directiva. Se le preguntó entonces cuando comenzarán con la mudanza y respondió «cuanto antes. Tenemos que hacer la limpieza del lugar, estuvimos hablando con la municipalidad para que nos brinde ayuda y su personal ya se acercó así que en breve estaríamos en condiciones de comenzar con el traslado del mobiliario».
Por su parte la intendenta García, agradeció a través de Facebook al gobernador Carlos Verna y a la ministra de Educación, Cristina Garello, «por hacer posible el nuevo secundario y la provincialización».

Reclamo.
En esta localidad, la estatización de la educación secundaria aprobada el año pasado por la Cámara de Diputados abarcó exclusivamente al personal docente, no docente y administrativos que trabajaban en el Instituto Privado Cristo Redentor, que sigue siendo propiedad del Obispado de Santa Rosa.
Debido a sus precarias instalaciones los alumnos de nivel medio fueron relocalizados en aulas cedidas por la escuela primaria 104 donde tienen clases desde hace más de dos años. En 2016 la totalidad de los estudiantes se habían movilizado por las calles del pueblo reclamando «un edificio en condiciones que nos garantice el derecho a la educación».
El gobierno provincial conjuntamente con la municipalidad local decidió en 2017 la edificación del flamante establecimiento. «Disfrútenlo, cuidando y estudiando», posteó una ex rectora en redes sociales.
«Gran trabajo, quedó hermoso. Tiene todas las comodidades. Nuestros hijos, nietos y los que vendrán solo deberán estudiar y no preocuparse por si adentro hace frío, calor o se llueve», escribió un padre.

Obra.
La obra fue construida por la empresa Bepha Construcciones de Santa Rosa. Es una de las pocas en La Pampa financiadas con recursos nacionales. El presupuesto oficial era de 34.756.657 pesos y tuvo un plazo de ejecución de 365 días corridos. La licitación y adjudicación corrió por cuenta de Provincia.
El puntapié inicial se dio a finales de 2017 con la nivelación del terreno y la zapata corrida. Un año después la superficie que se construyó fue de 1.300 metros cuadrados cubiertos. Los últimos trabajos del proceso constructivo fueron detalles de pintura, electricidad, pulido de pisos, plomería, entre otros.
El edificio, ubicado entre las calles Alsina y Rivadavia, cuenta un estacionamiento, seis aulas para el dictado de clases, dos aulas talleres, sanitarios para estudiantes, profesores, personal y discapacitados, dos preceptorías, una sala de profesores, un salón de usos múltiples de 345 metros cuadrados, un laboratorio, galería de circulación, cocina, depósito y área de administración. En el patio tiene una cancha de básquet, voley y fútbol además de bancos de cemento para el reposo de los alumnos. El predio donde está asentado fue perimetrado con alambre olímpico.