“Hay un gran vaciamiento”

ZILIOTTO HABLO DE TELAM TRAS EL FALTAZO DE LOMBARDI

“Hay un gran vaciamiento de Télam. Cerraron seis corresponsalías y vaciaron el resto. En La Pampa y varias provincias más quedó un solo trabajador ¿Qué cobertura podrá hacer esa persona que no sea copiar y pegar, escuchar la radio y leer los diarios o los medios digitales para sacar información?”, señaló Sergio Ziliotto, presidente de la Comisión de Legislación del Trabajo, que había citado a Hernán Lombardi, titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos.
El martes, el diputado del Bloque PJ La Pampa recibió una nota en la que la Jefatura de Gabinete le informaba que el ministro no concurriría a la comisión y que se ponía a disposición para hacerlo en otra fecha.
“Pero nos enteramos en un reportaje periodístico que dio Lombardi que la semana que viene estaría disponible, así que falta fijar la fecha y la hora nomás”, sostuvo Ziliotto ayer, en diálogo con Radio Noticias.

“Visibilidad al reclamo”.
Entonces, los legisladores recurrieron al “plan b”. No suspendieron la reunión, sino que le dieron visibilidad al reclamo de los trabajadores de prensa despedidos. “Nos nutrimos de mayor información para tener una idea mucho más acabada de la situación de Télam”, explicó el diputado.
Además de lo que socialmente significa que 357 trabajadores queden en la calle “en medio de una crisis muy importante”, el representante justicialista destacó que, desde el punto de vista estratégico, el gobierno nacional provoca “el vaciamiento de un medio de información pública independiente”.
Al respecto, según Ziliiotto, los trabajadores públicos son “los menos permeables a la presión del poder” porque “no están dentro del disciplinamiento a través de la pauta oficial que hoy campea la política periodística en los grandes medios nacionales”.
El entrevistado indicó que la decisión del gobierno nacional de reducir la planta de trabajadores de Télam también fue analizada desde el punto de vista legal.
“Un diputado planteó que no se dieron los procedimientos que marca la ley para efectuar los despidos, que antes se abrió un programa de retiros voluntarios que habían aceptado 35 trabajadores pero cuando vieron que eran muy pocos, tomaron la decisión de revertirlo y aplicar los despidos. O sea que hay una nebulosa muy importante”, afirmó.

Perfil ideológico.
Además, para Ziliotto “quedó fuera de toda certeza” que las cesantías hayan sido producto del aumento supuestamente considerable de la planta de trabajadores durante la gestión anterior.
“Fueron echados trabajadores con 15, 22 y 30 años de antigüedad. Y el principal argumento es el perfil ideológico. Parece que en la Argentina no está aceptado tener un perfil ideológico. Y menos si no es acorde al del gobierno de turno”, remarcó el referente vernista.
Otra de las dudas que deberá despejar el ministro Lombardi cuando asista al Congreso es de qué manera la agencia de noticias llevará a cabo la “cobertura federal”.
“¿Cuál es la supuesta agencia nueva, portentosa, estratégica que plantea el directorio de Télam en la carta que le envió a los empleados que quedaban? ¿Cuál es su función en un Estado federal?”, se preguntó Ziliotto.

¿Conciliación obligatoria?
A las medidas de fuerza que los despedidos realizan junto a la dirigencia del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) y del Sindicato de Trabajadores de Prensa (Sitrapren) y a las acciones en el ámbito legislativo se suman las presentaciones judiciales para revertir el vaciamiento.
“Es posible que la justicia laboral obligue al gobierno nacional a una conciliación obligatoria que determine, como mínimo, volver al statu quo anterior” a los despidos, se esperanzó Ziliotto, para quien ese ámbito judicial es “mucho más independiente que otros”.

“Agencia Federal”
El legislador hizo referencia al proyecto de “agencia federal” de noticias de los medios públicos que presentaron los trabajadores. Se trata de “una estructura operativa con control parlamentario que asegure los postulados con los que nació Télam: profesionalismo, independencia y federalismo”, adujo. “Tanto que nos queremos parecer al primer mundo, las agencias federales de los países desarrollados son un ejemplo a imitar para garantizar al ciudadano el derecho a recibir información cierta y veraz”, concluyó Ziliotto.