Inicio La Pampa Hay un quinto imputado por el robo de una caja fuerte

Hay un quinto imputado por el robo de una caja fuerte

FORMALIZARON A MUJER POR HECHO PERPETRADO EN QUEMU QUEMU

La jueza de control de General Pico, Jimena Cardoso, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a una mujer, en el marco de la causa que se sigue por el robo de una caja fuerte en la vecina localidad de Quemú, a principios de año. Esta es la quinta persona investigada por el hecho, que ya tiene a cuatro detenidos, entre ellos, a Samuel «Chasquita» Orellano, que en mayo de 2016 fuera condenado por un Tribunal piquense a la pena de cinco años de prisión, por el robo de dos cajas fuertes de la Cooperativa Regional de Electricidad (Corpico), perpetrado en enero de 2012.
Cardoso le formalizó la investigación a una mujer que fue identificada como Silvina Salinas, por la calificación legal de Robo agravado por haber sido cometido en poblado y en banda, en calidad de partícipe secundaria, y también, por la figura de encubrimiento por recepción dolosa.
De la audiencia participó el fiscal Damián Campos, de la Fiscalía Temática de Delitos contra la Propiedad, y el defensor oficial Walter Vaccaro.
La mujer habría facilitado su domicilio a los autores del hecho, para que resguardaran la caja fuerte robada. Además se la investiga por haber tenido en su poder parte del dinero que fuera robado en la vivienda de la calle Rivadavia de Quemú, domicilio de un vecino de apellido Cuadrado. Sobre el cierre de la audiencia, la magistrada dispuso la libertad de la mujer, quien sigue ligada a la causa penal. También dispuso, como medida de prueba jurisdiccional anticipada, la apertura y análisis de teléfonos celulares que fueron secuestrados en el domicilio de la imputada.

Robo.
El hecho que se investiga ocurrió entre la noche del 26 de enero pasado y la madrugada siguiente en la localidad de Quemú y, damnificó a una persona de apellido Cuadrado. Esa noche el hombre concurrió a un evento familiar, y durante su ausencia, ingresaron a su vivienda y sustrajeron una caja fuerte que contenía una suma de varios miles de dólares, además de documentos, joyas y también una cantidad determinada de pesos. Según estimaciones, el botín habría superado el millón de pesos.
Tras los pasos del esclarecimiento de este delito, personal policial de Quemú y de la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional II (UR II), realizó diferentes allanamientos en los barrios Rucci, Molino y Frank Allan de General Pico, en los que concretó las dos primeras detenciones, las de los sospechosos Orellano y Quiroga. Además, en el domicilio de uno de los imputados, se encontraron restos de la caja fuerte sustraída, y en otra vivienda, parte del dinero y de las alhajas robadas. Días más tarde, en cercanías a la planta de reciclados, fue hallada la caja fuerte.
Poco después fueron detenidos un joven albañil (25) de apellido Miranda y un remisero de apellido Britos. El primero de ellos, está sospechado de haber sido el ideólogo del plan, dado que tenía un conocimiento de la casa del damnificado, por haber realizado trabajos de albañilería en ese domicilio. El remisero participó en el traslado de los otros tres sospechosos hacia Quemú», luego que fuera «contratado para ir a buscar una caja de herramientas a una obra».
Los cuatro hombres continúan detenidos con prisión preventiva. Durante la investigación, los sospechosos fueron sometidos a ruedas de reconocimiento de persona, las cuales dieron resultado positivo.