“Hay una demanda de la sociedad”

LOVERA CONFIRMO SU VOTO PARA FRENAR LOS TARIFAZOS

El senador nacional Daniel Lovera (PJ-La Pampa) confirmó ayer su voto a favor del freno a los tarifazos nacionales. Dijo que el objetivo es “poner un freno al sistema de tarifas que el gobierno decide incrementar de tal forma que hasta sus propios aliados califican de impagable”.
– ¿Cuál es su lectura sobre la ley que intenta frenar las tarifas?
– Desde el Congreso nos estamos haciendo eco de un problema que afecta a todos los argentinos, pero fundamentalmente a las clases medias y bajas. No estamos ante una cuestión de coyuntura o agenda política. Estamos hablando de ponerle un freno al sistema de tarifas que el gobierno decide incrementar de tal forma que hasta sus propios aliados califican de impagable. Cuando votamos el presupuesto se habló de un reacomodamiento tarifario sobre una inflación que el gobierno suponía en 10% y un dólar a 19 pesos. Sobre fin de año, el mismo gobierno cambió la pauta de inflación y la pasó al 15% anual. Ahora pretenden reajustar todo el sistema tarifario que ya se incrementó de manera exponencial en base a un dólar a más de 25 pesos y a una inflación que se estima va a ser del 30% anual. Insistir con el tarifazo, además de falta de ideas e impericia es irresponsabilidad y falta de sensibilidad social.
– ¿Cómo analiza la situación de las prestadoras de servicios con respecto a la situación tarifaria?
– Esto ya lo esbozó nuestro gobernador en la nota enviada al Senado la semana anterior, donde explicaba que la multinacional Camuzzi obtuvo en los últimos 12 meses una ganancia de 452 millones de pesos, esto significa que desde el 2015 a la fecha sus ganancias se incrementaron en un 400%. Pero como contrapartida, no se han podido conectar más barrios a la red de gas, porque esta empresa no hace las obras que debería y que son su responsabilidad. Lo mismo ocurre con la empresa Distribuidora y Comercializadora Norte SA (Edenor), que tuvo una ganancia entre enero y marzo de 2018 de 1.450,82 millones de pesos, mientras que en todo 2017 tuvo una ganancia de 682 millones de pesos, es decir que en el primer trimestre de 2018 lleva un 212,67% más que en todo el 2017. Y cuando hablamos de esto debemos decir ganado, no facturado. Estos ejemplos son similares en todas las compañías, con el gran incremento de tarifas explotaron las ganancias de las empresas y el que tiene que financiar esa ganancia es el pueblo argentino. Claramente es inadmisible, porque los que pagan esto son los que menos tienen.
– ¿Cómo analiza el impacto social de lo que está pasando con las tarifas a partir de las decisiones del gobierno nacional?
– Hay ahora una demanda genuina de la sociedad, que si bien ha tomado una mayor dimensión en la actualidad por los desproporcionados aumentos de las tarifas, representa una problemática histórica que deberíamos abordar en forma integral para llegar a una solución definitiva. No debemos considerar solo el precio, también tenemos que evaluar la accesibilidad, el consumo y la infraestructura con una mirada federal y racional respecto a cada una de las ciudades y pueblos del interior de nuestro país.
– ¿Esta ley es una solución?
– En principio, acompaño el proyecto que vino con media sanción de Diputados convencido de que representa una alternativa y una primera aproximación en la búsqueda de una solución a un problema de millones de argentinos. Tenemos que ver este proyecto como un inicio, el inicio de una salida a la situación apremiante de los usuarios de los servicios esenciales. En estos días, mientras se veía el avance de este proyecto, escuchamos muchas opiniones desafortunadas y descontextualizadas del oficialismo para desacreditarlo. Eso es tener la memoria muy corta, porque muchas de las leyes que este gobierno necesitó pidiendo por la gobernabilidad fueron acompañadas desde el Senado; eso sí, claramente no estamos dispuestos a tolerar irracionalidades ni caprichos. No vamos a acompañar una política que ajusta a la gente y engrosa en forma abusiva las ganancias de las empresas. Sabemos que necesitamos previsibilidad, razonabilidad y tarifas justas, y un país con inclusión social es el camino. Tenemos que poner límite a los abusos con la responsabilidad de continuar trabajando para una solución integral y definitiva.