Inicio La Pampa Hidrovía: "Una oportunidad histórica"

Hidrovía: «Una oportunidad histórica»

Para el periodista y diputado provincial del socialismo santafecino Carlos del Frade es «imperiosamente necesario» que el gobierno nacional asuma la voluntad política de nacionalizar el sistema de dragado y balizamiento del Río Paraná, es decir, la hidrovía. «El año pasado se exportaron valores por 22 mil millones de dólares por esa vía y no quedó ni un peso en la provincia de Santa Fe», denunció.
Desde 1995 hasta la actualidad, el manejo integral de la cuenca del Paraná, por donde cada año salen miles de barcos repletos de bienes de exportación, está en manos de dos empresas extranjeras. Con el vencimiento de la concesión otorgada por el gobierno menemista y prorrogada por el kirchnerismo en 2010, más el grave contexto de crisis económica que vive el país, tomó fuerza la idea de nacionalizar la hidrovía.
«Lo que está en el fondo del debate es quién se queda con las riquezas que se van por el Paraná, por eso tenemos 90 días para generar pedagogía, para que cada lugar de la Argentina sepa que discutir el destino de miles de millones de dólares no puede nunca dejarle la menor cantidad de dinero al verdadero propietario de todo esto, que es el pueblo argentino», consideró Del Frade.
En declaraciones a El Aire de la Mañana, por Radio Noticias, el diputado santafecino trazó un paralelismo entre el manejo privado de la «hidrovía» y la situación social de Santa Fe.
«El año pasado por las cinco aduanas de la provincia se exportaron valores por 22 mil millones de dólares y no quedó ni un peso acá. Algo más: el Indec dijo este año que hay 506 mil personas bajo la línea de pobreza en el Gran Rosario y 212 mil en Santa Fe, con lo cual estamos ante un pésimo negocio porque se van 22 mil millones de dólares y nos queda casi un millón de pobres en las principales ciudades», ejemplificó.

– ¿Quién se quedó con todo ese dinero?
– Las empresas Cargill, Nidera, Minera la Lumbrera, que saca una treintena de metales de Catamarca y sólo deja el 3% de lo que se lleva. Cuando se ven las cifras de cómo el propietario, es decir la Argentina, acepta las condiciones del inquilino, la empresa Hidrovía S.A., son increíbles. Y puede ser cierto que el Estado no tenga capacidad para operar, pero tiene que haber una decisión política para llevarlo a cabo. Las dragas que tiene Jan de Nul (una de las empresas que conforman Hidrovía S.A.) se las dio el menemismo con el aval de todos los gobiernos que siguieron, en un momento hasta se quedaban con el peaje de los miles de barcos y el Estado les daba más plata.

– ¿Cómo se entiende en la actualidad que la privatización de 1995, durante la segunda ola neoliberal, haya sido ratificada en el 2010 con Cristina Fernández de Kirchner?
– La verdad es que no formo parte del gobierno pero quiero que les vaya bien. Y en esa línea creo que tienen que hacer lo que el almanaque les regala como una gran oportunidad histórica: si realmente quieren hacer un gobierno que tenga que ver con lo nacional y popular, tienen que recuperar un Estado que no sea bobo, que sea inteligente. Por eso tenemos que insistir para generar conciencia crítica y que eso genere mayoría política más allá de que efectivamente en el frente gobernante hay de todo. Pero hay que entender que a Argentina le corresponde como propietaria del río y las riquezas quedarse con la mayor cantidad de dinero porque si seguimos como venimos, estamos más al borde de un cataclismo que de recuperar la riqueza.

– ¿Y qué se espera del presidente Alberto Fernández?
– Que vuelva a su posición original. En agosto de 2020 dijo que quería una empresa nacional de dragado y balizamiento aunque después de noviembre sacó un decreto en el que volvió a la idea de la privatización y por eso estamos batiendo el parche ahora.

Generar conciencia.
La concesión del control del Paraná venció el pasado 30 de abril y el gobierno nacional emitió un decreto para prorrogarla por 90 días más. Mientras puertas adentro de Casa de Gobierno se decide qué hacer, para Del Frade hay que aprovechar ese plazo para «generar conciencia» de lo que representaría una nueva concesión privada.
«En estos 90 días hay que democratizar la información, hacer audiencias públicas en cada provincia, que cada gobernador se expida sobre el tema y que los intendentes de las tres ciudades más grandes de cada jurisdicción también lo hagan porque está en juego el federalismo», completó el diputado santafesino.