Inicio La Pampa Historiador se quejó por un operativo policial desmedido

Historiador se quejó por un operativo policial desmedido

MACACHIN: SECUESTRAN OBJETOS HISTORICOS

Un vecino de Macachín observó en la mañana del jueves la llegada a la puerta de su casa de una combi de la Policía Federal y dos camionetas. Estaban acompañados por la directora de Patrimonio Histórico de la Provincia y una arqueóloga. Bajaron fuertemente pertrechados y le allanaron su propiedad. ¿El motivo? Secuestrar objetos históricos que ha recuperado en sitios de la zona mediante un trabajo de campo por el cual tiene un convenio con la comuna. También fue allanado el domicilio de otro recolector local.
Víctor Cabrera reveló la situación en las redes sociales, en las que publicó fotos y un texto. «Me gustaría contarles a mis amigos de Facebook y de la vida, que hoy recibí la visita de una combi y 2 patrulleros con 10 personas de la Policía Federal Argentina directamente desde Buenos Aires, y una camioneta de la provincia en la cual se movilizaba un chofer con la directora de Patrimonio Histórico de la provincia y una arqueóloga, a allanarme mi domicilio, se tomaron su tiempo, estuvieron seis horas en mi casa», dijo Cabrera.

Una pasión, un hobby.
El vecino, un apasionado de la historia local habló de su actividad. «Muchos no saben, porque nunca lo hice público, lo mío, es un hobby. Soy detectorista, con un equipo de detección de metales buscamos, cómo miles en el país, tratamos de rescatar la historia, investigamos, caminamos, hacemos miles y miles de pozos hasta rescatar algo. En este caso, objetos de la conquista del desierto y antiguas postas de carretas», explicó.
También hizo varias aclaraciones sobre la situación. «Según las autoridades, es una actividad que está prohibida, puede ser, pero ni la Provincia, ni La Nación en 140 años jamás se acercaron a Macachín a interiorizarse de nuestra historia local», señaló.
«Yo tengo un convenio con la Municipalidad de Macachín, a la cual le agradezco por confiar en lo que yo hacía, por el cual todo lo rescatado iba a ser donado por mi persona a un futuro Museo en nuestra localidad. Ahora miles de objetos del patrimonio histórico de Macachín, fueron trasladados a la Ciudad de Santa Rosa para su guarda para ser clasificados. Espero que algún día vuelvan y sigan siendo parte de nuestro patrimonio histórico», reclamó.
Cabrera, desde siempre se interesó por la historia de Macachín. Siendo joven integró un grupo de investigación que se llamó «Argentavis», el mismo del ave prehistórico que habitó la región pampeana y descubierto en Salinas Grandes. Su actividad visible es el «Museo Macachín», un formato virtual a través de Facebook donde publica fotos y objetos antiguos, entre otros elementos, relacionados con la historia de Macachín y la zona. Portal que tiene un enorme predicamento en la comunidad.
Toda esta pasión la llevó casi en silencio, pero esta situación la puso en superficie. «Ahora les puedo contar que tengo una actividad paralela que también se relaciona con el Museo, investigo, leo, recopilo información y hago trabajo de campo, con mucho gusto y placer. Tengo un detector de metales y rescaté miles de piezas de nuestra historia. De la Campaña del desierto de 1879, las primeras postas de diligencias que se adentraron en nuestro territorio y de las primeras expediciones a Salinas Grandes, todo con mucho esfuerzo, económico y físico, tengo 55 años y ya cuesta hacer miles de pozos para rescatar la historia», reveló.
«Les cuento sobre las piezas rescatadas, cada una fue investigada, qué era, de qué año; las que se podían limpiar fueron limpiadas con sustancias adecuadas a la pieza, las que no, fueron almacenadas para que lo pueda hacer una persona idónea en el tema, por cuestiones de tiempo y laboral no pude llegar a limpiar y clasificar todas la piezas por lo que fueron acondicionadas para ser almacenadas», aseguró.

«Muy desmedida».
La evolución de la Policía Federal revolucionó a la localidad, y también a las autoridades municipales que reaccionaron de inmediato.»Agradezco profundamente al señor intendente Jorge Cabak, a su secretario de Gobierno Pablo Campo, y a Mariano López Mariano López Alduncin -poseedor del campo donde estuvo asentado el fortín Atreucó- los cuales estuvieron inmediatamente en mi negocio y en mi casa ni bien comenzó el allanamiento. Y a los testigos por comerse tantas horas en mi casa», agregó Cabrera.
Finalmente, el vecino hizo una consideración personal de lo acontecido. «Medida muy desmedida tomada por las autoridades nacionales, ya que hay delitos un pocos más graves que el mío, que es tratar de bucear en nuestra historia en beneficio de toda la comunidad. Gracias a todos por los llamados y los mensajes, sólo fue un muy mal momento», concluyó apesadumbrado Víctor Cabrera.