Inicio La Pampa Hoteleros y gastronómicos: "Es realmente desesperante"

Hoteleros y gastronómicos: «Es realmente desesperante»

La Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina La Pampa (Fehgra) advirtió que el sector se encuentra «en una situación realmente desesperante». Por medio de un comunicado de prensa, la organización detalló ayer que más de 500 pequeños empresarios, propietarios de establecimientos y las 3.000 familias de empleados se ven afectados por el presente epidemiológico.
«Los establecimientos nos estamos fundiendo uno a uno, y la ayuda parece llegar sólo cuando el sector se encuentra a punto de estallar, sin notar que en esa especulación muchas familias de emprendedores y empleados se quedan realmente sin trabajo y sin ingresos, literalmente a la deriva», denunció el sector.
Asimismo, consideraron que «los anuncios de los gobiernos son grandes, esperanzadores y
amplios, pero en la práctica se retrasan meses para instrumentarse, como si las necesidades no fueran urgentes».
Además, remarcaron que las medidas anunciadas, tal como los REPRO II, «deja fuera a muchos emprendedores, cuyos parámetros de evaluación no consideran los aumentos los aumentos reales de costos y salarios».

Ayuda.
Por otra parte, el sector pidió ayuda no solo para los empleados, sino también para «los propietarios» que en su mayoría no tienen otra actividad. En ese sentido, invitaron a «imaginar» el momento que atraviesan «y sabrán así el grado de desesperación que debemos soportar en este momento».
«Esto es un desastre, y un desastre que perdurará en el tiempo y que afectará más aún a la sociedad en su conjunto. Nuestro sector aporta empleo y actividad económica porque muchas personas que trabajan, vienen de visita, o están de paso, se quedan en nuestra provincia porque al estar geográficamente en su trayectoria aportamos servicios de calidad en hotelería y gastronomía», remarcaron.
Por último, señalaron que el sector cumple con los cuidados epidemiológicos y ayuda a «evitar las juntadas clandestinas. Mientras más restricción horarias existen, más juntadas clandestinas y contagios existen».