Inicio La Pampa "Hoy la ley está trabada"

«Hoy la ley está trabada»

SE DEMORA TRATAMIENTO DE LA COPARTICIPACION MUNICIPAL

La ley de Coparticipación Municipal se encuentra trabada por la falta de consenso entre los intendentes e intendentas con respecto a los recursos tributarios y no tributarios. Desde el Ejecutivo buscan sortear la situación e intentar presentarla este año. «Si podemos congeniar estas ideas que estamos teniendo y que participe el gobernador, yo creo que se podría», anticipó el ministro de Hacienda y Finanzas, Ernesto Franco.
El funcionario provincial explicó que lo más «acuciante» este año ha sido la «caída abrupta de la coparticipación nacional y la provincial, que venía en términos reales subiendo en diciembre, enero y febrero, y comenzó a caer también». Esto obligó a que la Provincia salga a «auxiliar a los municipios en casi 500 millones de pesos, con un anticipo que en realidad fue un crédito a pagar en 24 cuotas a partir de enero de 2021».
Por otro lado, en relación a la discusión de una nueva ley de coparticipación recordó que el Ejecutivo posee una propuesta de ley que surgió de una serie de reuniones que se realizaron en distintos puntos hace dos años. «Hoy está tratándose, ha habido reuniones», comentó en una entrevista brindada al programa La Parte y el Todo, que se emite por CPEtv.

Mayor transparencia.
Franco destacó que la iniciativa prevé un cambio estructural. «Hay un planteo de la fiabilidad de la información, porque hoy la información la tienen que mandar el 31 de diciembre, no la revisa nadie porque la manda el intendente con el secretario de Hacienda», explicó.
En la propuesta se establecería un «desfasaje temporal, que es uno de los cambios abruptos. Es decir, no van a ser los recursos del año anterior, sino que va a ser desde el 1 de julio del año anterior y el 30 de junio. Para el 2020, sería desde el 1 de julio del 2018 al 30 de junio del 2019», graficó.
Esto garantizaría un lapso de tiempo para que «el Concejo Deliberante o el Tribunal de Cuentas revise los recursos. El otro punto es una clasificación, tipo plan de cuentas, para clasificar a los recursos de manera tal a nivel de detalle que pueda ser revisado por otros municipios».
En ese sentido, resaltó que apunta a brindar una «mayor transferencia», debido a que permitirá que «más tiempo para que cada municipio pueda mirar los números de otros municipios», porque «siempre la masa es única y la pelea es entre municipios».

La traba.
Franco admitió que la ley prevé un punto que es el «más urticante». Según explicó, «cuando nació la ley, el 40 % del indicador anual estaba dado en la recaudación de los recursos, que era como un beneficio a quien más recaudaba. Como la ley permite los no tributarios, ha crecido la prestación de servicios y a veces no por necesidad».
La modificación de este aspecto es el que genera «toda una discusión», que intentarán resolver desde el Ejecutivo poder presentar el proyecto en la Cámara de Diputados. «Todavía falta la definición del gobernador, pero sabemos que en el resto de los puntos nadie puede discutir que controle los recursos su propio Concejo Deliberante», reconoció.
En relación a la discusión, explicó que la propuesta del gobierno «es sacar una foto de cuántos eran tributarios y cuántos eran no tributarios, como para decir ‘congelados'».
De esta manera, para «aquel que a futuro invente algún un servicio que la comunidad no necesita, pero que le repercute en su propio índice, automáticamente va a jugar en ese porcentaje que va a quedar fijo».
En cambio, aquellos municipios que recauden más recursos tributarios, el índice «siempre le va a crecer. Vuelve al inicio el sistema, beneficiando principalmente a aquellos que quieren recaudar más. Estamos pensando para destrabarla, porque hoy está trabada la ley».

Expectativas.
El ministro señaló que es un tema «transversal», que incluye a «municipios chicos y grandes de todos los signos políticos». En ese marco, admitió que «el que está pujando más es el propio Ejecutivo, porque observamos la problemática desde hace varios años».
A su vez, afirmó que notan que la situación «se agrava» y «es más fácil vender combustible que concretamente salir a cobrarle al vecino, a quien después le tenes que pedir votos».
De todos modos, aclaró que si logran «congeniar estas ideas, que participe el gobernador y luego transmitirlo a nuestros legisladores», se podría presentar este año. Sin embargo, habría que buscar una solución a través de «normas transitorias» debido a que los tiempos ya vencieron para el 2021. «Si nos da el ok el gobernador, tenemos que pensar la norma transitoria para poder aplicarla el año que viene», cerró.