Inicio La Pampa "Hoy no somos aquel diario"

«Hoy no somos aquel diario»

FUERTE EDITORIAL DEL NUEVO DUEÑO DE LA NUEVA PROVINCIA

El diario La Nueva Provincia publicó ayer un editorial que marca una ruptura con el pasado reciente del medio más importante Bahía Blanca. El texto, firmado por el nuevo director, el empresario Gustavo Fabián Elías, hace un mea culpa del irrestricto apoyo que LNP le dio a la última dictadura cívico-militar, situación que llevó a uno de sus responsables de entonces, Vicente Massot, a sentarse en el banquillo de los acusados en un juicio por delitos de lesa humanidad.
«Hoy no somos aquel diario que apoyó la dictadura militar», escribió Elías en una columna editorial. En el texto, el autor asegura que a pocos días de conmemorarse otro 24 de marzo, y a más de cuatro años de haberse hecho responsable editorial del centenario diario, tenía la necesidad de ofrecer a los lectores algunas de sus convicciones más arraigadas.
Sostiene que siempre supo que el trabajo era la esencia de todas las transformaciones y que ahora comenzaba a vislumbrar, con esperanza, que el trabajo puede ser también una luminosa herramienta de redención.
«El desafío de hoy es estar al frente de un diario. Esto me ha llevado a escuchar una multitud de voces y, en consecuencia, ir aprendiendo de historia sobre la marcha. En esa cantidad de expresiones he visto en muchos el disfrute pleno de zambullirse en la historia. Pero también he reconocido con tristeza otro paisaje: el de aquellos a quienes los avatares de nuestro recorrido como Nación les han provocado un enorme sufrimiento», escribió.
«La Nueva Provincia fue un verdadero pilar del desarrollo en esta región. La voluntad de su fundador y sus continuadores era apuntalar el progreso junto a su comunidad. Los fieles lectores de estas páginas tienen plena conciencia de esto. Y además saben que ha llegado el momento de reformular una visión integradora para seguir labrando un destino y reforzar una identidad para Bahía Blanca, la región y el país», continuó.

Error histórico.
«Sin embargo, creo también que la decisión de aquellos que apoyaron y fueron funcionales desde las páginas del diario a la dictadura militar que tomó el poder entre 1976 y 1983 cometieron un enorme error histórico y un fallo moral de una gravedad mayúscula. Y afirmo con plena convicción que hoy no somos en modo alguno aquel mismo diario que felicitaba la tortura y la muerte de militantes sociales y políticos».
«Hoy en La Nueva no existe el menor espacio para la oscura intención de fomentar el arrebato de las libertades democráticas. Tenemos, en cambio, la clara voluntad de promover la unión de la ciudad, la región y su gente. Apoyar su empuje y progreso sobre la base de la transparencia y la verdad», concluyó.

Transportista.
Elías es un empresario del rubro del transporte y directivo de la filial Bahía Blanca de la Unión Industrial Argentina. Un artículo del sitio La Política Online publicado hace cinco años, cuando se conoció que había comprado LNP, lo definió como un hombre fuerte en el rubro de logística, con influencia tanto en el transporte de camiones como en el puerto de Ingeniero White.
Antes de adquirir el diario centenario de Bahía, había incursionado en los medios a través de la adquisición del portal de noticias La Brújula y la radio que lleva el mismo nombre. Ya con la compra de LNP también se quedó con la radio AM 840-LU2, una de las más escuchadas de su ciudad. «Elías se convierte en el empresario de medios más poderoso del sur de la Provincia», había informado LPO en alusión al sur bonaerense.
Hasta su desembarco, el diario bahiense estuvo en manos de la familia Massot, quienes, tal como lo expresó el propio Elías en su editorial de ayer, tuvieron un rol de claro apoyo al gobierno dictatorial que desplegó el terrorismo de Estado entre 1976 y 1983.
Encubrimiento y complicidad.

Vicente Massot, ex directivo de La Nueva Provincia, fue el primer empresario de medios de comunicación acusado en una causa de lesa humanidad. Fue imputado por los delitos de encubrimiento y complicidad empresarial por 35 crímenes del terrorismo de Estado que en las páginas de LNP eran presentados como «enfrentamientos» y por la desaparición de dos trabajadores de LNP, Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, ocurrida durante la dictadura.
Uno de sus principales acusadores es el fiscal Miguel Palazzani, pampeano, hoy radicado en Bahía Blanca, integrante de la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado, dependiente de la Procuración General de la Nación.
La Unidad lo acusó a comienzos de 2014 de haber integrado «junto con los mandos militares una asociación ilícita con el objetivo criminal de eliminar un grupo nacional» durante la última dictadura. Vicente es el único de los ex directivos del periódico bahiense que siguen con vida.
La defensa de Massot se apoyó en endilgarle la responsabilidad de lo ocurrido a su madre, Diana Julio, nieta del fundador de la LNP, y a su hermano Federico. Ambos ya fallecieron.
Sin embargo, Palazzani y el resto de los fiscales aseguraban que tanto él como su hermano Federico, conformaban junto a la madre de ambos, un trío que tomaba todas las decisiones, inclusive la de pedir a los mandos militares los asesinatos de Heinrich y Loyola.
En 2015, la Justicia le dictó la falta de mérito. En diciembre del año pasado, la Unidad Fiscal de DDHH de Bahía Blanca solicitó que la medida fuera revocada y que, además, se ampliara su declaración indagatoria y la producción de nuevas medidas de prueba.