Inicio La Pampa Hubo 88 comercios con el nuevo horario

Hubo 88 comercios con el nuevo horario

PRIMER DIA CON EL CAMBIO

El de este lunes fue el primer día del cambio de horario propuesto por la Cámara de Comercio, Industria y Producción (Cacip) y Centro Empleados de Comercio para los negocios santarroseños. Y en esta primera jornada se pudo observar que algunos comerciantes se adhirieron a la propuesta que durará hasta el 31 de agosto, mientras que otros decidieron continuar con el rango horario anterior.
En ese sentido, algunos comercios céntricos que no están a favor de la medida no actualizaron en sus ingresos los carteles informativos, mientras que los adheridos sí los han actualizado con el horario corrido, lunes a viernes de 9 a 18; y los sábados de 9 a 13 y de 16 a 20.
En la página oficial de la Cacip, informaron ayer por medio de un link, los comercios que se sumaron a la propuesta. En ese comunicado, detallaron que hasta el momento unos 88 negocios, de distintos rubros, actualizaron sus horarios.
Entre los principales rubros comerciales se encuentran locales de ropa, gastronómicos, casas de electrodomésticos, almacenes, corralones, casas de electrónica, artículos de librería.
Uno de los elementos que analizó la Cacip fue el universo de 300 comercios de la ciudad que votaron en una encuesta del ente para que se modifique el esquema de horario de corrido. En esta consulta, no solo entrevistaron a comerciantes, sino también a clientes, había dicho en Radio Noticias, Graciela Bejar, presidenta de la entidad.

Unos sí, otros no.
Esta nueva medida dividió a los comerciantes céntricos santarroseños. En ese sentido, un dueño de un local de ropa al ser consultado afirmó que no va a cambiar el horario porque «a la siesta se muere el centro, no voy a abrir». En esta postura, se encuentran los comerciantes agrupados en la Cámara de Autónomos (Calpa),
Por otra parte, una empleada de un local adherido, del rubro gastronómico, consideró que para los empleados es lo mejor. «Nos queda más tiempo, se nos hace más fácil entrar, para no ir y volver de nuestras casas».
Además, sorprendida por clientes que ingresaron en el horario de la siesta, señaló: «pensé que iba a costar más pero a la siesta vino gente, por ahí el pico de gente nosotros lo notábamos a la hora de la tardecita, en el horario de las 19 era cuando más gente había».
Asimismo, las empleadas consideraron que es «muy pronto» para notar el cambio de hábito en los clientes, ya que algunos no deben tener conocimiento de la modificación de la atención al público.