Inicio La Pampa "Hubo rubros muy afectados"

«Hubo rubros muy afectados»

OMERCIANTES ANALIZAN LAS PERDIDAS DEL APAGON

Los comercios y las pequeñas y medianas empresas deben afrontar consecuencias económicas imprevistas cuasi en forma diaria. Hace poco tiempo los tarifazos energéticos convertían en noticia a una industria castense que pagó una factura mensual de más de 90 mil pesos. La misma Pyme que se dedica a la elaboración de helados artesanales ahora padeció
el histórico apagón del Día del Padre con pérdidas que oscilaron entre los 100 y 150 mil pesos.
«Nosotros tuvimos pérdidas de entre 100 y 150 mil pesos. Pero, acá no pasa por una situación personal, sino por la problemática que afronta la sociedad en su conjunto. Estamos pagando una tarifa carísima que provoca el cierre diario de Pymes y comercios, y las políticas de Estado perjudican solamente a los pequeños y medianos productores», se quejó el industrial castense Darío Pfeiffer.
«Nos comparaban con Venezuela porque allá se cortaba la luz, pero acá encima no dan explicaciones de lo que ocurrió y se tomarán 15 días para analizar que pasó, pero mientras tanto aseguran que no pasará nunca más», expresó -molesto- el entrevistado en el programa Bien Arriba que se emite en Radio DON de esta localidad.
Los comercios esperaban que la celebración del Día del Padre reactivara la recaudación dominguera, y permitiera pasar sin sobresaltos el pago del próximo aguinaldo. Esto no ocurrió porque un histórico apagón aún no descifrado en su origen, dejó sin el servicio de energía eléctrica a los comerciantes que venden la producción que realizan diaria o periódicamente. Las casas de comida, los supermercados, panaderías y hasta las heladerías tuvieron importantes pérdidas económicas porque el corte del suministro eléctrico se extendió más de 13 horas en Eduardo Castex, y en muchos casos los equipos generadores propios no alcanzaron a abastecer el prolongado apagón.

Importante pérdidas.
«Esto fue algo inusual porque hubo pérdidas económicas muy importantes para todos los sectores. Genera más molestias porque desde 2016 estamos afrontando aumentos indiscriminados que supuestamente iban a permitir tener mejores servicios, e incluso ahora promocionan -desde el gobierno nacional- que exportamos energía, pero parece que la exportaron toda y los argentinos nos quedamos sin energía», ironizó el presidente de la
Cámara de Comercio de Eduardo Castex, Darío Pfeiffer.
«Acá hubo rubros muy afectados como las panaderías, confiterías, restaurante y comercios que tienen productos perecederos que tuvieron que tirar mercadería; pero también no nos olvidemos que las estaciones de servicio no podían trabajar y los centros de salud tuvieron que trabajar en condiciones de emergencia», analizó el entrevistado.
«En el caso de nuestra fábrica (de helados artesanales) estamos evaluando las pérdidas que rondan entre los 100 y 150 mil pesos, pero lo peor es que quedamos mal con los clientes porque no pudimos cumplir con pedidos, porque obviamente no podíamos abrir las cámaras y perdimos un día de trabajo», explicó.

Aumentos.
El dirigente mercantil castense exteriorizó molestias por las políticas energéticas y económicas que impulsa la administración macrista. «Acá nos estuvieron mintiendo o la situación no era tan grave como argumentó el gobierno nacional para aumentar las tarifas. Nos dijeron que nos
íbamos a quedar sin energía y por eso aplicaron aumentos que superaron el 2.000 por ciento en tres años y medio, pero el Estado sigue pagando subsidios a los generadores (mayoristas de energía eléctrica) y encima nos pasan estas cosas», dijo Pfeiffer.
«(El secretario de Energía, Gustavo) Lopetegui dijo que esto no iba a pasar nuncar más, pero como sabe que no va a pasar más si supuestamente no saben que pasó hasta dentro de 15 días», se preguntó el entrevistado.

-Pfeiffer, que dificultoso se hace atravesar esta situación. Recientemente conocíamos que pagó una factura de luz de más de 90 mil pesos y ahora nuevamente lo golpean en la economía de la Pyme.
-Este último recibo fue de 70 mil pesos. Pero, no quiero victimizarse y no quiero hablar de números propios, porque quizás nosotros tenemos la posibilidad de reponer la mercadería. Hay otros comerciantes que están peor que nosotros. Ahora el que tenía planificado realizar una venta por el Día del Padre que no hace el resto de los días del año y no pudo trabajar, ahora esa mercadería para reponerla es casi imposible.

-Pfeiffer, ¿en el caso de su Pyme no despidió personal?
-En todos lados estan despidiendo trabajadores. Nuestra política es tratar de mantener a los trabajadores, porque el empleado no es un objeto. Pero, entiendo que llega un momento donde se puede más, y por eso cierran entre 50 comercios y Pymes por día. Hoy no hay mercado, y a
la gente no le alcanza el dinero. Nosotros a los empleados los vamos a sostener hasta las últimas consecuencias, porque son parte de la estructura de la fábrica.