Inicio La Pampa "Hubo una advertencia previa"

«Hubo una advertencia previa»

EL JEFE DE LA POLICIA Y LOS CONTROLES NOCTURNOS

En medio de la segunda ola de contagios por coronavirus en el territorio provincial, y en línea con el decreto nacional establecido desde este viernes, el gobierno de La Pampa por medio del Decreto 840, autorizó a la policía a clausurar bares, pubs y restaurantes para controlar las restricciones sanitarias. En ese contexto, este fin de semana se cerraron varios locales en Santa Rosa, Toay y General Pico.
El Jefe de Policía, Héctor Lara, explicó en Radio Noticias que el Decreto provincial 840 establece que «el ministerio de Seguridad, a través de la policía, puede controlar y verificar el cumplimiento de los protocolos. Está dispuesto tanto por los decretos nacionales como provinciales, respecto al funcionamiento de lugares gastronómicos, bares, pubs, cervecerías». Asimismo, Lara señaló que «el viernes se hizo una advertencia general de que la policía iba a empezar a controlar, y llegado el caso del incumplimiento, podía llegar a realizar la clausura, que es lo que pasó con algunos comercios en particular de Santa Rosa y Toay, y el día viernes ya se habían hecho algunas clausuras en General Pico, Catriló e Intendente Alvear».

Capacidad operativa.
Respecto a las clausuras, Lara aclaró que «la autoridad de aplicación es la Secretaría de Trabajo y Comercio, pero ellos no tienen la capacidad operativa como para realizar los controles en toda la provincia, lo mismo que los municipios. Entonces, como la policía tiene personal en toda la provincia, el gobierno estableció eso para que nosotros seamos un organismos de control y verificación y poder realizar la clausura preventiva», y aclaró que «después sigue interviniendo la Secretaría de Trabajo, y será quien considerará las actuaciones y hará las habilitaciones cuando se considere pertinente».

Protocolos.
Por otra parte, consultado por las principales normativas que controlan, además del cumplimiento del horario, Lara detalló que se verifica que las mesas tengan las distancia correspondiente, como también hasta seis personas en cada una, no tiene que haber personas caminando entre las mismas, como tampoco clientes en las barras.
«Tengamos en cuenta que el horario en los fines de semanas es hasta las 2 el funcionamiento, con media hora de tolerancia, que significa para que la gente se retire. Por ejemplo, no se puede vender ningún tipo de bebida después de las 2 de la mañana, porque ese horario es para que la gente se retire», ejemplificó. Asimismo, recordó que se controla la capacidad de personas, y que los shows en vivo en lugares cerrados no están permitidos.
En relación a las clausuras de negocios, Lara remarcó: «Nosotros veníamos haciendo el control de circulación del horario, y había un reclamo de que había más gente en las mesas, que había mucha gente circulando entre las mesas, era un reclamo que era público».

Cuidarnos.
El aumento de casos en la provincia en la última semana ha sido notorio como en todo el país, marcando registros muy altos que demuestran el inicio de la segunda ola de contagios. En ese sentido, Lara indicó que «el gobierno no quiere achicar actividades en la medida que no sea sumamente necesario, en La Pampa estamos dentro de todo en un situación bastante buena. Por ahí escucho que en Europa están por la tercer o cuarta ola, como que esto no se corta, el riesgo es inminente, y la situación en La Pampa deberíamos cuidarla».
A su vez, resaltó que «ayer (por el domingo) veía en los parques mucha cantidad de gente, bastante junta compartiendo el mate. Vemos en La Pampa que por ahí está más relajada (la gente), en el sentido que ve una situación de poco riesgo, pero debemos cuidarla. Todas esas actitudes o acciones nos van a llevar como en otros lugares».

«Cada tanto se da algo así»
En los últimos días trascendió una modalidad de robo que llama la atención. Fleteros son contratados por ladrones – haciéndose pasar por clientes – para realizar «mudanzas» de electrodomésticos robados. Lara explicó que «no es nuevo, cada tanto ocurre algo así. No es que se dé continuamente, pero se ha dado en distintas situaciones». Y agregó que «ahora se dio esta situación rara de una vivienda, que está asociado a la intención de usurpación, a veces han sido desbaratadas inmediatamente, y en otras se llevaron algunas cosas».