Hundido en pleno asfalto

UN CAMION CAYO EN UN POZO EN EL BARRIO PLAN 5.000

Un camión que transportaba materiales para la construcción se hundió este lunes por la mañana en la calle Sosa del barrio Plan 5.000 de Santa Rosa luego que cediera el asfalto. El transporte, que -además de su propio peso- cargaba con 1.500 kilogramos comprendidos entre bolsas de cal, cemento y arena rubia; dio marcha pero no tuvo tiempo de circular por el asfalto, dejando completamente sumergidas en un cráter a las cubiertas duales traseras del lateral izquierdo. Según confió a LA ARENA uno de los operarios del camión perteneciente a la empresa Norte Construcciones, “una vecina nos dijo que la semana pasada le habían asegurado desde la Municipalidad que iban a arreglar este pozo. Estaba apenas cubierto con tierra, es una vergüenza”, sostuvo. Sin embargo el cráter no fue el único inconveniente ya que tras la caída del rodado mayor comenzó a emerger agua, presuntamente por la rotura de un caño.
La problemática de las calles santarroseñas no es nueva. Ya han ocurrido siniestros similares de vehículos, entre ellos autos y colectivos, que quedan varados porque el asfalto deteriorado cede ante el peso de los rodados.
El rodado estaba estacionado a escasos metros del cordón, justo en un sector donde el asfalto se encontraba “emparchado” y tapado con tierra, claros indicios de que anteriormente hubo máquinas trabajando. De un momento a otro uno de los trabajadores de la firma “Norte Construcciones” intentó mover al transporte hacia delante, pero el “arreglo” no soportó el peso. Con las cubiertas duales traseras del costado izquierdo completamente dentro del cráter y el diferencial apoyado sobre el suelo, el rodado terminó inclinado hacia la izquierda -con el peligro de caer hacia una vivienda lindera-. En ese mismo momento comenzó a emerger agua que presuntamente sería por la rotura de un caño interno.
Los operarios dieron aviso de inmediato a la Municipalidad, que envió a un inspector de Tránsito (de los que se movilizan en moto) para ver qué estaba ocurriendo.
Ello provocó el enojo de las personas que estaban con el camión ya que nadie les daba una solución. En este sentido uno de ellos aseguró a un cronista de este diario que “pedimos una grúa, pero si no nos traen nada voy a llamar a un abogado” y agregó que “la vecina nos dijo que la semana pasada hubo personal de la municipalidad trabajando acá -yacían escombros de asfalto a pocos metros del cráter- y le prometieron que iban a volver para arreglar. Pero bueno, parece que no arreglaron nada”. “Es un desastre”, concluyó.