Iba a ser un parque y hoy es un basural

El problema de la basura en Santa Rosa viene de larga data. No es ninguna novedad que se encuentren, en diversos sectores de esta ciudad, focos donde persisten grandes cantidades de basura, que son arrojadas arbitrariamente por los vecinos. Aunque, en estos momentos, las quejas parece que se tornan más recurrentes.
Sobre esto, la concejala del Partido Justicialista, y presidenta de la comisión de Ambiente, Laura Galluccio, dialogó con LA ARENA, y confirmó que de los, aproximadamente, 38 infecciosos de basura que habían en distintos puntos de la capital, cuando inició su gestión a fines del 2015, “no se ha erradicado ninguno”. “Vemos una lentitud muy grande, y te diría que en algunos casos hasta inacción”, sentenció.
Con respecto a los basurales el panorama sigue igual; y en términos ambientales ha empeorado, si se suman los sectores donde hay rebalses cloacales. Esto se da, aunque el jefe comunal, Leandro Altolaguirre, provenga de la militancia ecologista. “Una tenía una expectativa de que como es un hombre joven, que viene del ambientalismo, que se preocupe por estos temas, pero no ha ocurrido así”, expresó Galluccio.
“Una de las medidas que tomamos al inicio de la gestión es la implementación de las fotomultas, que le dábamos la posibilidad al vecino de que mande una fotografía cuando vea a alguien arrojar basura indebidamente, y así poder sancionar”, comentó la concejala.
“Sin embargo, la cantidad de inspectores y trabajadores para controlar estas acciones es muy inferior a la que sería necesaria para desactivar estas conductas”, opinó la ex presidenta del Banco de La Pampa, quien también advirtió que están trabajando en un proyecto “sobre la separación de basura y la diagramación de una campaña fuerte de concientización”.

Recolección de residuos.
Gallucio también contó que “otro tema que se encaró en la comisión, y que se está avanzando, para mi gusto demasiado lento, es el punto donde se va a hacer la recolección de los residuos de gran tamaño, es decir, el que no puede trasladarse”.
En este sentido, dijo que “ahí hubo una queja de los vecinos, aledaños a ese predio, y eso demoró un poco la construcción, porque ellos pedían que no se haga ahí”.
En tanto, la concejala manifestó que no hay una buena concientización de la comunidad por parte de los vecinos, pero también explicitó que “si hubiera un buen sistema, donde la gente pudiera llevar los residuos, electrodomésticos, pilas, y todo lo que no puede llevar al basurero, se facilitaría la situación”.
También, dijo que “somos hijos del rigor, por eso sería bueno tener más inspectores para que con una multa, se incentive a no arrojar basura”.

Aceites usados.
Por último, Galluccio reveló que están “tratando” de llevar adelante un proyecto sobre la “recolección de aceites vegetales usados, porque el aceite y la grasa es una de las principales causas del taponamiento de las cloacas cuando los vecinos lo arrojan a la cañería”.
“En una primera instancia no tuvimos el aval del Ejecutivo, pero nos prometieron después del receso llevarlo adelante”, finalizó la concejala Laura Galluccio, en diálogo con LA ARENA.