“Impacta directamente sobre los pequeños productores”

MORALEJO Y EL DESMANTELAMIENTO DE AGRICULTURA FAMILIAR

En estas últimas semanas se concretaron, por lo menos, tres decisiones políticas del gobierno nacional de Cambiemos que tienen que ver, fundamentalmente, con el sector agropecuario: la desfinanciación de los organismos nacionales de Agricultura Familiar y de INTA, y la medida de aplicar las retenciones a todas las exportaciones.
En este sentido, LA ARENA se comunicó con el ministro de Producción de provincia, Ricardo Moralejo, y, en relación a Agricultura, opinó que su desmantelamiento significa “atrasar una economía local”.
Sobre el recorte presupuestario del 60 por ciento que el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria prevé para el año que viene, dijo que “es negativo porque se necesita de una renovación permanente de la tecnología”, al igual que las retenciones, ya que “van a impactar de forma negativa”.

Agricultura.
El 31 de agosto el entonces Ministerio de Agroindustria echó a 560 trabajadores de los cuales 468 eran de Agricultura Familiar. Dentro de este universo, la mayoría se desempeñaba como técnicos de terreno, es decir, eran quienes asistían directamente a los pequeños y medianos productores. Hace dos años, en La Pampa el organismo tenía 31 empleados, y hoy solo quedan 11.
“Desactivar un programa nacional de estas características impacta directamente sobre lo que es el pequeño productor, como así emprendedores, y en el apoyo que se le hacía a muchos vecinos para poder producir su alimento en su propio predio”, manifestó Moralejo respecto a la situación en esa dependencia nacional.
“Esto es atrasar una economía local, y no apostar a la misma y nosotros vamos a seguir apoyando este tipo de actividades suministrando tecnología como lo es en el granja de Catriló”, expresó en diálogo con este medio.

-¿El Ministerio de Producción piensa intervenir en este asunto?
-“Estaremos viendo cómo se resuelve con la delegación local de Agricultura Familiar. Nosotros siempre hemos estado apoyando y trabajando sobre las políticas de Nación que venían de Agricultura. Por ejemplo, la granja de Catriló lo estamos trabajando con el INTA”.

INTA.
El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) está pasando una situación verdaderamente delicada. Desde el organismo denuncian un recorte de por lo menos un 60% del presupuesto para el año que viene, y advierten que no habrá manera de reanudar su funcionamiento. A partir del segundo semestre, directamente paralizaron todos los proyectos de investigación.
“Como uno toma tanto la producción agrícola como ganadera como pilares de la exportación para la entrada de divisas al país, retacear en lo que es el desarrollo tecnológico en estas actividades, va a influir negativamente, cuando sabemos que necesitamos una renovación permanente en la tecnología. Lo que se busca es tener mejor calidad y eficiencia. Una desinversión en este sentido no es nada positivo”, razonó el ministro.

Retenciones.
Sobre el impacto que tendrán la retenciones en La Pampa, dijo que “va a impactar de forma negativa. Tenemos que ver cómo se va a implementar y cuál va a ser el dólar que va a quedar. Se está viendo una resistencia importante del sector, y en cierta forma se está discutiendo la aplicación, por eso yo creo que todavía no está resuelto”.
Sin embargo, opinó que “esto hace a la cuenta final un resultado que no va a ser positivo para cada uno de los planteos de negocios que hay. Y sobre todo para aquellos productos que requieren el consumo de granos, como la producción porcina y bovina, donde están utilizando insumos dolarizados y para exportar van a tener que tener a su vez que pagar una retención. Estos números no van a cerrar bien”, concluyó Moralejo.