Inicio La Pampa "Imprescindible para los derechos"

«Imprescindible para los derechos»

DICTAMEN FAVORABLE PARA PROYECTO DE LEY QUE REGULA EL TELETRABAJO

La Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, que preside el pampeano Daniel Lovera, emitió dictamen favorable para que se trata el proyecto de ley de Teletrabajo en el recinto.
El tratamiento en comisión se dio luego de un encuentro, que se desarrolló la semana pasada, en el que participaron el ministro Claudio Moroni y, como representantes de los sectores del trabajo, Héctor Daer por la CGT y Hugo Yasky por la CTA. A su vez, en la jornada de ayer se escuchó la postura de los representantes del sector empresario.
Consultado al respecto, Lovera señaló que se abordó «un tema que le va a cambiar la vida laboral a muchas familias argentinas» y explicó que desde el Frente de Todos decidieron «emitir dictamen por la aprobación, sin modificaciones, del proyecto de ley que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados».
«Estamos convencidos de que lo antes posible debemos tener una ley que esté reglamentada y operativa para que sea una herramienta que garantice los derechos, en Argentina, de las personas que teletrabajan», agregó.

Intereses contrapuestos.
Lovera indicó que en este tema «hay intereses contrapuestos con la oposición en algunos puntos. Eso cobra fuerza, sobre todo, cuando queremos regular una normativa laboral en la que las partes se encuentran en relación desigual».
En ese sentido, sostuvo que «cada uno sabe qué interés defiende» y aseguró que desde el oficialismo van «a proteger a la parte más débil de esa relación, y consideramos que esa defensa se refleja como principio fundamental de la esta legislación siendo la bandera que, personal e institucionalmente, elegí llevar hace muchísimos años».
«Tomamos la misión de avanzar en la protección de trabajadoras y trabajadores ya que podrían ocurrir inequidades ante la ausencia de una regulación expresa. Hoy (por ayer), emitimos dictamen por aprobar la ley de teletrabajo que, aun con algunos actores en desacuerdo, es fruto del consenso de diferentes fuerzas políticas siendo, a su vez, una normativa que reclama la sociedad en su conjunto», destacó y afirmó que tendrán que trabajar en su reglamentación.

Un equilibrio.
Para el senador, la legislación «pone equilibrio para ambas partes, empresas y personas trabajadoras; no se puede dar un debate sesgado, protegiendo los intereses de una sola parte de la relación, de la parte más poderosa».
En esa línea, consideró que «esta normativa garantiza derechos que hace tiempo los sectores del trabajo reclaman. También se prevé la desconexión digital, se contemplan las tareas de cuidado y se garantizan los derechos sindicales».
Para emitir el dictamen, se escucharon «todas las posiciones» y «tratamos de reunirnos con los sectores que nos lo solicitaron. Hemos mantenido numerosos encuentros no solo con la representación sindical sino también con cámaras empresarias con las que, incluso, coincidimos en diversas cuestiones».

Regulación.
Lovera destacó que el objetivo de la iniciativa es «regular una actividad que se está dando, de hecho, en nuestro país. Escuché algunas voces decir que no hay que ‘burocratizar’ ni complejizar este sistema, que ya está funcionando».
«Aquí nadie quiere poner trabas a quienes generan empleo, solamente estamos dotando de un marco de legalidad específico a esta modalidad; permitiendo salvaguardar el respeto por los derechos de trabajadoras y trabajadores que realizan sus tareas en un lugar distinto al establecimiento del empleador mediante la utilización de tecnología», planteó.
«El mundo del trabajo se transforma en forma continua, donde el trabajo se organiza de nuevas maneras, una de ellas es la remota, que llamamos teletrabajo. Necesitamos la ley para regular esta nueva modalidad», añadió y destacó que por ello acompañaron la media sanción que vino de Diputados.
«Es una ley que establece pautas que consideramos fundamentales para el desarrollo de marcos protectorios para salvaguardar el trabajo y la salud de quienes se desempeñan bajo la modalidad de teletrabajo, y es imprescindible contar con un marco regulatorio para evitar que se afecten derechos», continuó.
Finalmente, resaltó que la legislación «establece una regulación de carácter general dentro de la Ley de Contrato de Trabajo, y entendemos que deberán ser las negociaciones colectivas las que definan cada una de las particularidades para cada actividad, que son diferentes unas a otras, teniendo la participación del Estado, de las empresas y de las personas que trabajan».
«Hay que proponer soluciones concretas a ciertos problemas actuales, y eso es lo que hemos hecho emitiendo dictamen a favor de esta ley», cerró.

Entre la demanda y la regulación
Lovera explicó que el teletrabajo “es una modalidad que no aplica solo a la mano de obra muy especializada buscada por determinadas empresas que generan puestos de trabajo legítimos y bien remunerados. Incluso algunos dicen que para ese sector no son necesarias las medidas regulatorias”.
Para Lovera, “están equivocados por dos razones distintas”, porque “a pesar de la gran especialización y excelente remuneración, todos los trabajos deben regularse para asegurar un marco de derechos, aunque tengan actualmente una gran demanda en el mercado”.
Por otro lado, indicó que “este tipo de labor es solo una parte del espectro del teletrabajo; hoy existe otra, con gran posibilidad de ampliarse luego de la pandemia, que no son empleados súper especializados o con grandes salarios. Al contrario. Hay quienes rozan la gama de los salarios más bajos del país y hoy están obligados a teletrabajar y, mañana, sin pandemia, si no avanzamos con esta ley, seguirán en las condiciones que ahora les han impuesto”.
El senador pampeano afirmó que no se puede ignorar que “hay personas pagando su propia computadora, trabajando en la única mesa disponible para toda la familia en la casa, y costeando también una suscripción a internet de características distintas a la hogareña”.
“Son quienes tienen que correr los enseres del desayuno para trabajar y cuidar que sus hijos estén en algún lugar que no sea cercano a la mesa de trabajo. Es una mesa que debe ser desocupada para el almuerzo familiar y para cada comida. Nadie quiere teletrabajar en esas condiciones. Estas son las personas que más debemos ayudar”, afirmó.