Incineraron 85 costillares en Trenel

EN CASTEX DECOMISARON CARGAMENTO DE CARNE VACUNA QUE ERA TRASLADADO A NEUQUEN

La policía de Eduardo Castex decomisó 85 costillares de carne vacuna que trasladaban desde el frigorífico de Trenel hacia la ciudad de Neuquén en una camioneta que no tenía equipo de refrigeración para mantener la cadena de frío. El cargamento fue decomisado e incinerado por personal del Senasa que se desempeña en el área de Calidad e Inocuidad Agroalimentaria en el frigorífico de Trenel.
El conductor y/o propietario de la pick up tendría comercio en Neuquén, y realizaba el traslado con intenciones de burlar la barrera comercial del Río Colorado y poder comercializar el producto “a valores muy significativos” en su provincia. El cargamento de carne vacuna tenía una cotización que superaría los 100 mil pesos, pero llamativamente no tenía el remito de la compra, revelaron fuentes consultadas por esta corresponsalía.
El operativo comenzó -el miércoles después de las 21.30 horas- cuando la policía de Trenel se comunicó con el personal de Eduardo Castex para solicitar la demora de una camioneta Toyota Hilux que había salido desde el frigorífico trenelense con un cargamento de costillares de carne vacuna.
En el cruce de ruta nacional 35 y ruta provincial 102 se montó un “operativo cerrojo”, y se procedió a la demora de la camioneta que sería propiedad de un comerciante neuquino. “Cuando abrió el habitáculo trasero había más de 80 costillares que totalizaron más de 850
kilogramos de carne y la camioneta no tenía equipo de refrigeración para mantener la cadena de frío”, indicaron fuentes vinculadas a la investigación.

Sin remito.
El demorado reconoció que había abonado más de 100 mil pesos por la mercadería, pero “no tenía remito de la compra”, destacaron.
La policía castense convocó al veterinario de Senasa, Orlando Hersommer, y el trabajador del organismo sanitario nacional, Néstor Funcia. Estos coordinaron con el personal del área de calidad e inocuidad agroalimentaria del Senasa en el Frigorífico de Trenel la incineración del cargamento. El rodado regresó, con custodia policial, hasta Trenel, y ayer fueron incinerados los más de 80 costillares de carne vacuna.
El conductor fue notificado en libertad por una infracción a la Ley provincial 817, donde intervienen organismos dependiente del ministerio de Producción de La Pampa. Hersommer explicó porque este traslado de carne para comercialización en la provincia sureña no se constituye en un delito. “Si la carne es comercializada y no brinda las garantías de sanidad porque no tiene certificación se puede considerar delito, porque se entiende que se vende un producto sin garantía sanitaria para la gente; en este caso como es decomisado en ruta se puede tomar como una infracción”, detalló.

Negocio millonario.
Los decomisos de carne vacuna pampeana que pretenden ingresar a las provincias de Río Negro y Neuquén se convirtieron en noticias frecuentes en los medios de comunicación, porque se constituye en un negocio millonario para algunos comerciantes. Compran carne de calidad en La Pampa, y la venden “al triple del costo” en las provincias vecinas,
indicaron ayer algunas fuentes.
“Se arriesgan a trasladar en forma irregular el cargamento (de costillares vacunos) porque hacen una diferencia (económica) muy importante, porque en este caso es un volumen muy importante de dinero y después les llegarán también una multa significativa”, reconoció el
veterinario de Senasa, Orlando Hersommer. El entrevistado estimó que los arriesgados comerciantes “triplican o cuadriplican” las ganancias, cuando sortean la barrera comercial del Río Colorado.