Inicio La Pampa Intento de femicidio triplemente agravado

Intento de femicidio triplemente agravado

FORMALIZARON A GONZALEZ

La jueza de control Florencia Maza dictó ayer la prisión preventiva a Laureano González, quien fue acusado de femicidio triplemente calificado en grado de tentativa. Los agravantes fueron la relación de pareja preexistente entre víctima y victimario, el ensañamiento por la modalidad en la que fue agredida la víctima, y por la existencia de una relación signada por la violencia de género.
El Ministerio Público Fiscal estuvo representado por Walter Martos y la fiscala adjunta Mónica Rivero. Martos describió que «Laureano González buscó a Nadia Lucero el domingo a las 3 por la casa de una amiga de ella, en la calle San Pablo. Según testigos estaba muy agresivo, y procedió a subirla a un Volkswagen Bora gris, en el que se dirigieron al domicilio que compartían en la calle San Francisco de Asís».
«Dentro de su vivienda, González la golpeó en todo su cuerpo hasta hacerla perder la conciencia y la mantuvo encerrada todo el domingo, hasta que en horas de la noche la subió al asiento trasero del Bora. La trasladó por algunos lugares y la terminó dejando a las 23.50 en la guardia del Hospital Lucio Molas, desde donde se dio a la fuga», añadió.

Pedidos de fiscalía.
La jueza de control hizo lugar a todos los pedidos del MPF, también avalados por Martín García Ongaro, abogado querellante en representación del padre de Nadia, Jorge Lucero. En primer lugar, que se le realice al imputado un examen mental, acorde al delito que se le imputa. Además que se requise el VW Bora secuestrado al momento de la detención.
Asimismo, también se solicitó que se realice una extracción de sangre tendiente a ser comparado su ADN con sangre obtenida de hisopados realizados en las uñas de la víctima y con manchas de sangre encontradas en un pantalón gris secuestrado durante un allanamiento en la casa de una ex pareja de González, en la calle Asunción del Paraguay.
Del mismo modo, se hizo lugar al pedido prisión preventiva hasta el final del proceso, por el «peligro de fuga gravísimo» demostrado en el hecho que «González permaneció prófugo durante 48 horas mientras era intensamente buscado por personal policial y la sociedad toda, dando evidencias de que tiene la posibilidad de evadir a la Justicia». Existe además la posibilidad de interferir ante los testigos, «ya que por la relación de pareja con la víctima», los conoce a todos.

Defensa.
El abogado Pablo de Biasi, defensor de González, realizó un pedido de reserva, manifestando que «va a realizar una protesta en casación por algunas de las evidencias recolectadas, porque podrían vulnerar algunas de las garantías de mi defendido». La jueza emitió una nota del pedido de reserva efectuado.
De Biasi solicitó además «la prisión domiciliaria con una pulsera electrónica como sustitución de la prisión preventiva».
«En caso de no ser aceptada esta propuesta, pido que la prisión preventiva sea efectiva en la Brigada de Investigaciones, porque de efectuarse en otro lugar podría correr riesgo la integridad física de mi defendido», añadió el abogado defensor.
Ante este pedido, la jueza Florencia Maza dijo que «se va a generar un oficio solicitando que se evalúe la posibilidad de mantener la prisión preventiva en la Brigada de Investigaciones, pero yo no puedo darle esa orden a la Policía porque no conozco qué comodidades o facilidades tienen en la Brigada de mantener a una persona en prisión preventiva durante el tiempo requerido. Lo que se puede establecer es que de no ser posible el mantenimiento del mismo en la Brigada de Investigaciones, se resguarde la integridad física del mismo y se lo aloje en algún lugar donde esté resguardado», finalizó Maza.

Detenido.
Laureano González fue detenido el martes en horas de la tarde por personal de la Brigada de Investigaciones en el barrio Santa María de La Pampa. El joven estaba prófugo luego de ser apuntado como el principal sospechoso de agredir salvajemente a Nadia Lucero hasta dejarla inconsciente y abandonarla en la Guardia del Hospital Lucio Molas.
El presunto agresor fue detenido y se secuestró además el Volkswagen Bora Gris en el que escapó el pasado domingo luego de dejar a la víctima en el nosocomio.
La víctima, Nadia Lucero, de 22 años, se encuentra internada desde el pasado domingo en la terapia intensiva del Hospital Molas, en un coma inducido, con respirador artificial y sin signos vitales. Además tiene un pulmón perforado y graves problemas renales.

Formalizaron a «encubridores»
Daiana Escudero y Claudio Reyna, propietarios de la vivienda del barrio Santa María donde el martes a las 19 fuera apresado Laureano González, fueron formalizados ayer acusados de encubrimiento agravado. Horas antes, desconocidos quemaron un auto que sería propiedad de Reyna, en la puerta de su casa.
El fiscal a cargo de la causa, Walter Martos, acusó ayer a la pareja de «haber ayudado a González a permanecer oculto en su domicilio, darle sustento para permanecer prófugo y haber ocultado en el patio de su casa el VW Bora gris, tapado con lonas y chapas».
El fiscal manifestó que «ambos se encontraban en la vereda de su casa en el momento que la policía llego a buscar a González, y no dieron aviso. Al estar en la vereda, podían tranquilamente salir de la situación de amenaza en que supuestamente se encontraban».

Prisión preventiva.
En el caso de Reyna, fiscalía solicitó la prisión preventiva, porque «existe peligro de fuga de fuga y obstaculización en la investigación. Además posee una condena de prisión en suspenso del año 2016, por un delito contra la propiedad», en caso de ser encontrado culpable en este caso la prisión que deba cumplir, será efectiva. La jueza de control Florencia Maza, hizo lugar a los pedidos de fiscalía y le impuso la pena de 90 días de prisión preventiva.
La defensora de Reyna, Silvina Blanco, manifestó que «González permaneció en el domicilio de Reyna bajo amenazas, y que este último colaboró con la policía y con la justicia todo lo que pudo». Blanco pidió una medida sustitutiva de la preventiva a la que la jueza no hizo lugar.
Blanco que «se le realicen a González exámenes de sangre y orina para identificar la presencia de cocaína, a fin de acreditar que Reyna no llamó a la policía por estar amenazado por una persona armada que consumía cocaína constantemente». La jueza dio lugar al pedido, y pidió que los resultados de estos exámenes le sean remitidos a la defensa.

Domiciliaria.
La fiscalía pidió para Daiana Escudero la prisión domiciliaria con una pulsera de vigilancia electrónica, entendiendo que tiene que hacerse cargo de los dos hijos de cinco y dos años de edad. La jueza de control estuvo de acuerdo con las medidas solicitadas.
El defensor de Escudero, Juan José Hermúa, dijo que «González tenía amenazada a su hija de 2 años, por lo que no dio aviso a la policía», y asimismo indicó que «colaboró con la policía y la justicia».
Pidió además que «el domicilio donde se ejecute la prisión domiciliaria sea mantenido en secreto, para resguardar la integridad física de mi defendida, de posibles represalias, ya que por medios periodísticos nos enteramos que fue incendiado su auto en la puerta de su casa». La jueza aceptó el pedido y dijo que «Escudero se mantendrá detenida hasta que el Cecom realice un informe del domicilio en el que pueda cumplir la prisión domiciliaria».