Intento de homicidio en Villa Parque

La policía y la Justicia santarroseña investigan un intento de homicidio ocurrido ayer pasado el mediodía en el frente de una vivienda del barrio Villa Parque de esta ciudad. La víctima, identificada como Roberto Avila, estaba en la vereda de la casa de su hermano, en la calle Realicó al 2100, a metros de la sede de la Asociación Vecinal Villa Parque, cuando recibió un disparo a la altura del omóplato izquierdo.
De inmediato fue trasladado al hospital Lucio Molas, en donde recibió las curaciones correspondientes. Fuentes ligadas a la investigación confiaron que el agresor (de iniciales C.A.S) llegó al lugar a bordo de una motocicleta y sin mediar palabras disparó y huyó. Su cómplice, una mujer, conducía el rodado y fue aprehendida más tarde. Funcionarios judiciales aseguraron que la salud de Avila no corría peligro y confiaron que hasta anoche el victimario era buscado intensamente.
La investigación quedó en manos de la Fiscalía de Delitos Contra las Personas. Intervinieron los fiscales Oscar Cazenave y Selva Paggi, y la causa estaría caratulada como tentativa de homicidio.

Agresión.
Fuentes consultadas por LA ARENA aseguraron que el episodio tuvo lugar pasadas las 13 del domingo. En ese momento Avila se encontraba en la vereda de la casa de su hermano, adonde habían almorzado un grupo de personas. Hasta allí llegó el agresor, un hombre mayor de edad, que arribó a bordo de una moto conducida por una mujer (sería su pareja). El victimario empuñaba un revólver calibre 38 y sin mediar palabra disparó una vez. El proyectil impactó en el omóplato izquierdo del blanco y dejó un orificio de salida a la altura de la tetilla izquierda. La forma en la que disparó, demuestra que sus intenciones de abatir a la víctima eran claras, pero por fortuna no logró su cometido.
Luego del ataque el agresor se fugó en la motocicleta. Su pareja, en tanto, descendió del rodado algunas cuadras más adelante y fue arrestada. Quedó alojada en la Seccional Sexta.
La víctima, en tanto, fue hospitalizada y afortunadamente se encuentra fuera de peligro.
En el lugar de la agresión trabajaron policías de la Seccional Sexta que recibieron como indicación proceder con mucha precaución ya que el sospechoso podría estar armado. También estuvo la Agencia de Investigación Científica (AIC) que levantó huellas y peritó la escena, sobre todo el cordón de la vereda, donde quedó el reguero de sangre del damnificado.

Denuncias cruzadas.
Según los investigadores C.A.S y el damnificado tenían problemas personales de vieja data. Algunas denuncias cruzadas por causa de género serían las causales por las cuales el agresor tomó la decisión de cometer el atentado. Sin embargo todo es motivo de investigación.
También trascendió que el victimario tenía causas penales y que había cumplido con una libertad condicional hasta hace unos años.
Con respecto a la causa, se indicó que la carátula en principio es tentativa de homicidio, aunque dependiendo de la investigación y de cómo avance la causa, podría cambiar a lesiones graves con arma de fuego.