Inicio La Pampa Internados por Covid reciben mensajes de sus familias en las viandas

Internados por Covid reciben mensajes de sus familias en las viandas

«Lo más feo de la enfermedad es el aislamiento, y con esto los pacientes y los familiares están súper contentos. A nosotros también nos sirve para recuperar un poco de energías y seguir». Con esas palabras, Guillermina Augustu, jefa del Servicio de Nutrición del Hospital Molas, describió el efecto que tuvo una idea que comenzaron a aplicar: que familiares de internados por Covid-19 puedan enviarle mensajes afectuosos en las viandas a los pacientes.
La noticia se viralizó en la tarde de ayer a través de una publicación en Facebook donde varios de los nutricionistas del Hospital Lucio Molas contaron que se organizaron para concretar la iniciativa. «Lo empezamos a hacer hace un tiempo con conocidos a partir de que el papá de un enfermero internado me pidió que le cuente que había ganado Racing», contó Augustu a LA ARENA.
Y siguió: «A partir de eso se nos ocurrió que en los partes médicos los pediatras incluyan el celular de Luisina Marani, nutricionista del CEAR y de los modulares, para que le envíen los mensajes y nosotros los imprimimos y se los entregamos a los pacientes junto con la vianda alimentaria».
El primero de los pacientes que recibió un mensaje de su mamá, un dibujo de su hija y la captura de una publicación de la Peña Azul y Oro mandándole fuerzas y deseos de ánimo y pronta recuperación fue Facundo Blanco, periodista de LA ARENA que se contagió y tuvo que atravesar algunos días en Terapia Intensiva. «A Facu le hizo súper bien y al resto de los pacientes también», aseguró Augustu.

Un gesto que vale.
Durante la entrevista con este diario, la jefa del Servicio de Nutrición resaltó que la posibilidad de llevar esa maravillosa idea a la práctica sólo se pudo lograr «a partir del fuerte compañerismo que tenemos acá adentro» y de una articulación que permitió «no entorpecer el trabajo de los médicos y terapistas que están a full».
Según mencionó, la iniciativa generó un efecto más que positivo en el ánimo de los pacientes internados que pudieron disfrutar de una comida más amena a partir de la lectura de los mensajes de ánimo enviados por sus familias o amigos. «Viejo, ganó River!»; «Te amamos, mamá»; «ayer vino el mecánico, que se quede tranquilo que está todo listo»; «fuerza, no dejes de luchar amor, una vez más ponéte las pilas para salir adelante que yo estoy bien»; «te amamos y te estamos esperando para abrazarte», son solo algunos de los emotivos mensajes que llegan.
«Nos mandan fotos hermosas, frases que nos conmueven el alma y también nos llegaron muchísimos mensajes de quienes no pueden mandarle una carta a sus familiares porque no están conscientes y que aprovechan para expresar su apoyo al personal de Salud», dijo Augustu al tiempo que sostuvo que «todo esto nos ayuda a ver la luz entre tanta oscuridad, es recuperar un poco de energía».

Sobrellevar el aislamiento.
Desafortunadamente, muchas personas ya vivieron o viven por estas horas la experiencia de estar internados por coronavirus o de tener a algún familiar o amigo luchando por vivir. Lejos, muy lejos de la pre-pandemia, no hay posibilidades de ningún tipo de visita presencial y sólo es posible un contacto con el paciente que está en Clínica Médica a partir del intercambio de WhatsApp, por ejemplo. La comunicación directa es nula cuando ingresan a Terapia Intensiva.
Pero más allá de eso, en todo momento los pacientes están solos, aislados. Por eso, Augustu aseguró que «en lo emocional es muy importante que puedan recibir en las viandas los mensajes de aliento», porque «lo más angustiante de la enfermedad es el aislamiento, a pesar de que todos están bien atendidos y los enfermeros son muy humanos».
En esa línea, la jefa del Servicio de Nutrición y una de las promotoras de la idea, agregó: «El aislamiento no sólo es duro para el paciente que quiere recibir el día a día de su familia, cómo están o qué hicieron, sino que también lo es para sus familiares y amigos que están afuera. Por eso vimos en los mensajes mucha necesidad de estar un poco más cerca».
Desde que dieron a conocer la iniciativa, las redes sociales también se llenaron de mensajes de agradecimiento y reconocimiento. Una demostración más del compromiso, la empatía y la entrega del personal de Salud que desde marzo de 2020 está abocado a una tarea profundamente humanitaria que, en muchos casos, no es reconocida social ni salarialmente. «Después de días en los que salimos llorando, esto nos da un empujón para seguir luchando», concluyó Augustu.

Una situación angustiante.
La iniciativa que desplegaron los nutricionistas, pediatras y médicos del Hospital Molas llegó en medio del peor momento de la pandemia en La Pampa: pico de contagios, el sistema de salud colapsado y con decenas de fallecimientos diarios. «Nosotros necesitábamos algo positivo para seguir, es sumamente angustiante ver al compañero cansado», confió la jefa del Servicio de Nutrición, Guillermina Augustu.
Es que diariamente se enfrentan a situaciones tales como «tomar decisiones de quién ingresa a una cama o no, a la desesperación de saber que no alcanzan las camas y al horror que nos genera el momento». Son episodios con los que cada una de las personas que se desempeñan dentro de los dispositivos sanitarios de toda la provincia y del país conviven desde que empezó la pandemia.
Y paradójicamente, mientras viven esa situación extrema, en la sociedad hay quienes levantan su voz negando los efectos del virus, entre otras prédicas. «No estoy a favor de las restricciones, es muy feo que alguien tenga que cerrar su negocio. Pero nos pasa mucho a nosotros de debatir cómo hacer para que haya educación en salud, porque notamos que mucha gente no pudo tomar conciencia de todo lo que representa la enfermedad y lo que está pasando», concluyó.