Inicio La Pampa Internaron a puestero

Internaron a puestero

INTERVINO SALUD PUBLICA

(25 de Mayo) – El puestero, al que señalaron como abandonado en un puesto de Gobernador Ayala está internado en el Hospital Jorge Ahuad. «Cuando nos enteramos avisamos a Salud Pública, fuimos con una ambulancia y lo convencimos de ir al Hospital para tratarlo de la infección. La familia que posee el predio negó que no lo asistieran y colaboró en todo momento», le dijo ayer a LA ARENA el responsable del área municipal de Gestión Social, Tulio Retamales.
Ayer el medio local Radio Génesis 25 publicó que una familia había denunciado que un adulto mayor estaba en estado de abandono en un puesto cercano a la zona petrolera El Corcovo, casi en el límite con Mendoza.
Aunque está indocumentado, y por lo poco que él habría comunicado, trascendió que se llamaría Atilio Merillán y tendría aproximadamente unos 80 años. Es nativo de la zona de Escobar en Provincia de Buenos Aires y hace unos diez años llegó a la zona desde el Valle de Río Negro.
Retamales habló con LA ARENA y relató el desarrollo de los acontecimientos desde que la noticia tomó estado público. «La versión del medio local, más allá de las disidencias que plantea la familia en cuanto a la veracidad de algunos datos, sirvieron para que este hombre esté atendido y contenido en el hospital. La infección era fea y podría haber causado consecuencias graves», dijo el funcionario.
«Cuando nos enteramos del caso, a eso de las 14, de inmediato ubicamos a la familia -de apellido Maya- que posee ese puesto por un convenio con el EPRC. Ellos ya habían viajado al lugar, que está a unos 80 kilómetros de 25 y a la vera del río Colorado, y cuando volvieron nos dijeron que el hombre no quería venir a atenderse. Ante esto recurrimos a Salud Pública y desde el Hospital mandaron una ambulancia, mientras que en otro vehículo fue personalmente con integrantes de la familia. Los profesionales determinaron que tenía una infección importante y logramos convencerlo de llevarlo a 25 para hacer las tareas de curación inmediatas», relató Retamales.

Cobijo.
La familia aportó otros datos. Hace unos seis meses este hombre estaba en otro puesto cercano pero lo despidieron por diferencias con el dueño. Afirman que llegó al puesto, en el que en ese momento vivía el matrimonio Durán-Maya y les pidió cobijo «porque no tenía donde ir», cosa a la que accedieron. Lamentablemente tres meses atrás el marido falleció y los hijos llevaron a su madre a 25 de Mayo. AsÍ fue que quedó solo en ese lugar.
Según expresó a este diario el director municipal de Gestión Social la familia propietaria del puesto mostró su predisposición desde que les avisaron de la situación. «Aseguran que van al puesto unas tres veces por semana y que le llevan los víveres necesarios. Asimismo niegan que no lo hayan querido llevar al hospital para atenderlo de su herida, es más, dijeron que habían estado en el puesto el día anterior y que nunca el hombre dijo que tenía una herida», reveló Retamales.
«Hoy el hombre está internado y esta gente está ahí conteniéndolo. Lamentan que se hayan publicado algunas cosas que no son ciertas», concluyó.