Investigan incendio

CASA EN BARRIO CONGRESO

Por segunda vez en pocos días, una vivienda de la calle Capitán Márquez sufrió un incendio parcial en su frente. La casa se había prendido fuego en últimos días de diciembre a raíz, aparentemente, de un cortocircuito eléctrico. El sábado por la madrugada las llamas afectaron los paneles de madera que su propietaria había colocado en las aberturas mientras se realizan las tareas de colocación del nuevo techo.
El hecho se registró en la madrugada de ayer, aproximadamente a las 5.30. En esta oportunidad, las llamas parecen haberse iniciado en forma intencional ya que las primeras personas que llegaron hasta allí cuando vieron el fuego, detectaron que se había iniciado con unos papeles amontonados junto a uno de esos paneles de madera.Los primeros en arribar al lugar golpearon la ventana del dormitorio de la propietaria, que pudo salir rápidamente sin sufrir daños.
Policías de la Seccional Primera, en conjunto con personal de Bomberos y la División Criminalística, investigan el origen del fuego, con mucha evidencia de que esta vez fue intencional.

Siniestro anterior.
El pasado 29 de diciembre la vivienda había sido víctima de las llamas por primera vez. En aquella oportunidad, la propietaria de la casa contó a LA ARENA sobre las pérdidas materiales que dejó el fuego: el televisor, la computadora, varios sillones y todas las pertenencias que se encontraban en el living-comedor, y parte de una moto tipo Enduro. Por suerte, las llamas fueron controladas antes de que llegaran al cielorraso de madera de esa parte de la casa.
Su hijo había sido quien primero se percató de las llamas y despertó a su madre, que dormía en la habitación contigua. Ambos salieron por la ventana de la habitación, cuando el humo ya había invadido gran parte de la vivienda.
Cuando logró escapar de las llamas, la mujer pidió ayuda a los gritos mientras su hijo corrió hacia la casa de un familiar a buscar un matafuegos. Uno de los vecinos escuchó el pedido de auxilio y llamó a los Bomberos, que llegaron en pocos minutos y terminaron de apagar las llamas que habían quedado encendidas. El perro de la familia, llamado Django, fue encontrado sin vida bajo una de las camas.