Inicio La Pampa Investigan la muerte de un joven

Investigan la muerte de un joven

La Justicia provincial investiga por estas horas la muerte de un joven de 26 años que ocurrió en la madrugada de ayer en el barrio Matadero, de Santa Rosa. Según los primeros datos de los estudios forenses, él mismo se habría autoprovocado las heridas cortantes que lo llevaron a la muerte.
De acuerdo a lo que pudo reconstruir LA ARENA en base a fuentes de la Seccional Primera y de la Unidad Regional I, a las 3.45 de la madrugada se pidió una presencia al 101 en la posta sanitaria ubicada en el Pasaje Olguín entre Sequeira y Blanco Encalada. Al llegar al lugar, los efectivos se encontraron con el joven tendido en el piso y con sangre producto de las heridas. «Tenía cortes a la altura del pectoral derecho y otros dos más profundos en el lateral inferior izquierdo de su abdomen. El primero partía de la tetilla derecha», graficaron las fuentes policiales consultadas en el lugar del hecho.
Horas más tarde se supo que el joven, identificado por fuentes judiciales como Nicolás Llovio, habría tenido una discusión en su vivienda, ubicada sobre la misma calle que la posta sanitaria, con su pareja. Fuentes judiciales ligadas a la investigación indicaron que el cuerpo fue examinado por un grupo de forenses que arrojaron una primera certeza: las heridas que el joven tenía en su cuerpo fueron autoproducidas.
Tras ese episodio, el joven habría intentado llegar hasta el centro sanitario pero a causa de la gravedad de sus cortes se desvaneció en la vereda del lugar, por lo que minutos después una ambulancia del Servicio de Emergencias Médicas lo trasladó hasta el Hospital Lucio Molas, donde llegó prácticamente sin signos vitales.

Contexto.

Si bien las primeras precisiones indican que el joven atentó contra sí mismo, todavía hay muchos elementos que son materia de investigación. «Se abrió una causa para investigar y en ese marco se ordenaron diligencias de prueba científica ampliatoria», indicaron las fuentes judiciales.
Lo que se busca es conocer los minutos anteriores a la autoagresión y qué fue lo que lo llevó a tomar esa determinación. En el lugar de los hechos fuentes policiales contaron que el muchacho no estaba solo, sino que «estaba con su pareja de la misma edad, la madre, su suegra y otra mujer de unos 80 años».
Desde entrada la mañana se manejaron dos hipótesis: la de las heridas autoinflingidas tras una discusión con su pareja, que tomó más fuerza durante la tarde a raíz del informe forense, y la del ataque de una tercera persona, algo que en principio estaría descartado.

Importante operativo.

Minutos después del hecho, los efectivos policiales se hicieron presentes en el lugar y armaron un operativo cerrojo en la cuadra donde está ubicada la vivienda. Allí se entrevistaron con los familiares del fallecido, quienes luego fueron trasladados en patrullero a la Seccional Primera en calidad de demorados.
Incluso durante el mediodía el operativo seguía en el lugar, donde también llegó un equipo de peritos de la Agencia de Investigaciones Científicas (AIC) que debió esperar la llegada de una llave para acceder a la vivienda sin romper las puertas de ingreso. Al cabo de algunos minutos pudieron ingresar y recolectar material de prueba en el lugar.
La investigación del episodio está a cargo de la fiscala de delitos contra las personas, Cecilia Martiní.

Otro conflicto entre los Valquinta.

Durante la mañana de ayer, prácticamente todo el barrio Matadero contó con la intervención de efectivos policiales no solo por la muerte del joven Nicolás Llovio, sino también a raíz de una pelea familiar «que no está involucrada con el fallecimiento». Hubo dos personas heridas y dos detenidos.
Según pudo reconstruir este diario, el conflicto se originó entre integrantes de la familia Valquinta cuando presuntamente uno de los pupilos de la escuela de box golpeó a uno de sus tíos. Ese episodio habría desencadenado la furia del núcleo cercano al hombre golpeado, por lo que al rato atacaron el frente de una vivienda ubicada sobre la calle Congreso y un vehículo Ford Ka al que le rompieron sus parabrisas de varios ladrillazos.
«Mientras estábamos ocupándonos de rodear la casa donde ocurrió la muerte, una mujer se acercó a los gritos desde la otra cuadra diciendo que uno de los Valquinta le estaba atacando la casa, así que nos desplegamos allá», comentó una fuente policial acerca del episodio.
Minutos después se hizo presente en el lugar el Grupo Especial de la Policía de La Pampa, que armó una barrera en la vereda de la vivienda que había sido atacada, para proteger a quienes estaban en su interior. Durante gran parte de la mañana, el barrio estuvo invadido por un espeso clima de tensión al que se sometieron muchos vecinos y vecinas del lugar.
De acuerdo a fuentes policiales, dos personas terminaron con heridas producto del episodio. Además, los efectivos detuvieron a dos hombres pertenecientes a la escuela de boxeo de Héctor Mario «Sapo» Valquinta.

Barrera policial

Un grupo de efectivos del Grupo Especial de la Policía armó una barrera en una de las viviendas de la familia Valquinta para protegerlos tras los intentos de agresión de otros integrantes del grupo familiar. La presencia de los efectivos atenuó el clima de tensión que se vivió en la calle Congreso y El Corralero.