Inicio La Pampa Investigan una estafa en un supermercado

Investigan una estafa en un supermercado

Personal de la Seccional Sexta desplegó ayer un importante operativo en un supermercado ubicado en el barrio Butaló ante un caso de estafa y demoró a un empleado. Hay preocupación en la cadena de sucursales debido a que se trata de una modalidad que se está repitiendo en distintas localidades.
Según informaron fuentes policiales a LA ARENA, todo ocurrió alrededor de las 18.30 cuando solicitaron la presencia en la sucursal de la «Cooperativa Obrera», que se encuentra ubicada sobre la calle Trenel. Cuando los efectivos de la Seccional Sexta se acercaron, fueron recibidos «por el encargado de Bahía Blanca, que supervisa todos los supermercados de la cadena» que se encontraba presente en el lugar para un control.
El personal policial pudo saber que la preocupación dentro de la firma, y que motivó estos controles presenciales, surgió a raíz de que «habían notado en otros supermercados de otras ciudades una modalidad que tenían ciertos cajeros de cancelar las compras y quedarse con la plata en el bolsillo».

La modalidad.
Las fuentes consultadas por este diario explicaron que el modus operandi es el siguiente: el cliente iba a comprar y pasaba toda la mercadería por la caja. Sin embargo, para el supermercado la compra luego figuraba «como cancelada».
Para evadir el sistema de alarmas que hay en los ingresos, estos cajeros «esperaban a que la gente salga con el chango por la puerta, así no suena la alarma. Una vez que estaban afuera, cancelaban la compra».
Esta modalidad fue detectada en Santa Rosa ayer por la tarde. «A la tarde, haciendo un control acá constatan que un empleado hizo dos veces la maniobra esa y se quedó con 3.500 pesos aproximadamente», indicaron.
«No se sabe como cancelaba las compras. Hay supermercados que tienen una llave y otros una tarjeta magnética», comentaron.

Demorado.
Ante esta situación, en la sede del supermercado se desplegó un importante operativo policial que incluyó varios patrulleros. Esto llamó la atención de los y las vecinas del Barrio Butaló, que observaron el procedimiento con sorpresa y se comunicaron con este diario para comentar lo que estaba ocurriendo.
Desde la Policía indicaron que, tras intervenir, «se invitó al cajero a la Comisaría» donde estuvo demorado hasta que se termine de «recabar toda la información y las declaraciones de los empleados». El joven, sin antecedentes, iba a recuperar la libertad anoche a última hora e iba a quedar a disposición de la Fiscalía de Delitos Económicos. La causa está en manos de la fiscal Cecilia Molinari.
Por otro lado, indicaron que se secuestró la mochila del sospechoso, que la tenía debajo de la caja, en presencia de testigos civiles. «Se fajó sin abrirla», explicaron y agregaron que se guardó en una caja que será enviada a la Fiscalía para su posterior apertura. También se «levantaron filmaciones».