Inicio La Pampa "Invierto de manera lenta pero segura"

«Invierto de manera lenta pero segura»

WINIFREDA: EMPRENDEDOR DECIDIO NO ENDEUDARSE CON UN CREDITO DE LA LEY 2870

El winifredense Marcelo Lang (36 años) es diseñador industrial y fabricante de muebles a medida. En cinco años logró que su emprendimiento sea viable y tenga proyección de mercado. Gestionó un crédito de la Ley provincial 2870 de Promoción de las Actividades Económicas para la compra de capital de trabajo, pero finalmente decidió no endeudarse. No quiso poner en riesgo sus finanzas personales ante la inflación delirante.
Lang recibió a LA ARENA en su taller ubicado en la calle Pedro Luro. Allí contó que había solicitado el crédito «para renovar una herramienta e incorporar una nueva que me darían la posibilidad de brindar un servicio en menor tiempo sin perder calidad».
En tal sentido amplió: «Tenía proyectado comprar una seccionadora de placa, tengo una que anda muy bien pero la idea era sumar otra más grande para cortar placas a medida y brindarle al cliente maderas de buena calidad y bien cortadas, más una pegadora de canto de ABS».
Reveló que venía detrás del préstamo desde la administración municipal anterior y en la actual gestión pudo presentar el proyecto para acceder a 300 mil pesos de financiación. Eso fue hace dos años cuando «una de las máquinas costaba 1.900 dólares y la otra rondaba los 2.500 dólares».

Inflación galopante.
El aumento continuo del dólar y la inflación galopante «me hizo pensar mucho. El crédito fue aprobado hace dos meses cuando el dinero me alcanzaba para comprar las máquinas, pero no quise endeudarme demasiado entonces solicité la mitad: 150 mil pesos para una sola máquina. Después cuando vi el valor de la cuota me agarró temor porque no es un monto fijo sino variable, por lo tanto no sabía cuánto iba a terminar pagando. Si bien estaba en condiciones de poder devolverlo iba a andar muy ajustado y no se justifica tomar ese riego en este momento. Si cambia económicamente la situación del país o si aparece alguna línea crediticia con una tasa menor la voy a tomar sin dudas».
La inversión que tenía prevista la posterga para más adelante. Aseguró que seguirá cumpliendo con las expectativas de sus clientes. «El servicio lo sigo brindando solo que los hago esperar un poquito más, pero la calidad del producto es excelente. Quiero modificar el tiempo de espera porque actualmente uno de los servicios lo tengo tercerizado o lo brindo de manera más artesanal», señaló.

Muebles a medida.
Lang obtuvo su título de diseñador industrial en la Facultad de Arquitectura de la provincia de Córdoba. Se le preguntó si tras recibirse pensó en radicar su emprendimiento en la ciudad de Córdoba o si siempre estuvo en sus planes regresar a su terruño, respondió: «En la Facultad aprendí algo muy importante: si tengo Internet, teléfono y medios de comunicación puedo trabajar en cualquier lado porque estamos muy globalizados. Acá estamos cerca de la ruta nacional 35 entonces un transporte te pone el producto que hagas en cualquier lugar del país. Además en el pueblo se trabaja cómodo y con mucha seguridad».
En su taller comenzó a diseñar mobiliario infantil y ante la demanda sumó alacenas, accesorios de cocina, placares, vestidores, camas funcionales, muebles para baños, respaldo para sommiers, todo a medida y respetando gustos y necesidades de los clientes.
«Se fabrican con materiales de muy buena calidad y con colores premium para estar a la altura de las grandes marcas que usan las mismas maderas, pero nosotros ofrecemos un precio mucho menor», señaló.
Su actividad comercial «anda muy bien, tengo muchísimo trabajo. Me estoy ampliando a Colonia Barón y Eduardo Castex, pero trato de cuidar a los clientes de Winifreda. No me puedo quejar». El emprendedor es precavido por eso fue que decidió no endeudarse con un crédito. «Tal cual, no quiero tener deudas, sé que no voy a estar tranquilo si estoy debiendo mucho dinero, entonces prefiero hacer las inversiones de manera más lenta pero segura», concluyó.

Se desprendió de una reliquia.
El emprendedor Marcelo Lang se desprendió de una reliquia para mejorar sus instalaciones. “Vendí un automóvil Renault 4 modelo 1983 restaurado a nuevo. Lo tenía como un objeto de culto, se usaba muy poco y me ocupaba lugar en el taller. Decidí entonces hacerlo plata para comprar materiales y algunos insumos”, manifestó el emprendedor de Winifreda y agregó: “Se me fue un vehículo muy lindo pero eso me permitió lograr algo muy bueno y positivo como son las mejoras concretadas en mi lugar de trabajo”.