Inicio La Pampa Jardín maternal comenzó a vender pollos

Jardín maternal comenzó a vender pollos

SOLO UN 20 POR CIENTO DE LAS FAMILIAS PAGA LA CUOTA

(General Pico) – El Jardín Maternal «Cachetes», uno de los más tradicionales de General Pico, organizó esta semana una venta de pollos arrollados, para poder afrontar los gastos mensuales. Contaron con acompañamiento de familias actuales y de otras, que tiempo atrás, llevaron a sus hijos al jardín.
Mariana Martínez, directora de la guardería que funciona desde hace 28 años en la ciudad, dio cuenta del difícil momento que afrontan.
«En este momento ningún jardín está trabajando, hace cuatro meses que tenemos cerrado y tenemos que poder seguir estando para cuando sea el momento de abrir. El jardín se sostiene con las cuotas de las familias y para ellos también es cada vez más difícil poder pagar porque mucha gente está trabajando y tiene que dejar a sus chicos con niñeras. Eso tiene un costo y no puede sostener el pago de la cuota. Ante esta eventualidad nos vemos en la necesidad de buscar alternativas para poder seguir adelante, para poder seguir afrontando los gastos de sueldos, alquileres e impuestos, que siguen como el primer día», le dijo a LA ARENA.
El conocido jardín maternal, que funciona en la calle 13 entre 10 y 12 de esta ciudad, cerró el año anterior con una matrícula de 50 niños y niñas, y esta año aún tenía abiertas las inscripciones cuando se decretó la Cuarentena Obligatoria y con ella, el cierre de los jardines.
«Es la primera vez que nos toca una situación como esta, en la que por muchos meses no podemos trabajar. Uno o dos meses esto podes sostenerlo, pero cuando perdura en el tiempo es mucho más difícil. Estábamos en una matrícula de 50 niños, estábamos con adaptaciones, y con todo esto, es un año casi perdido, porque a esta altura, es muy difícil poder recuperar eso», señaló.

Cuotas.
Martínez dijo que tras el inicio de la cuarentena, el 70 por ciento de las familias sostuvo el pago de la cuota. Sin embargo, con el correr de los meses, ese porcentaje cayó de manera sensible, provocando serios problemas a las cuentas del jardín.
«Empezamos en un 70 por ciento de las familias que podían seguir pagando y ahora estamos en un 20 por ciento de familias que siguen haciendo su aporte. No tenemos otro medio, porque no tenemos subsidios ni ayudas estatales. Primero tuvimos la ilusión de volver a trabajar pero llegamos a julio sin poder hacerlo, y entonces dijimos de hacer algo, porque no podemos esperar que nos llegue una solución que no llega y esta es una alternativa. Como la gente es muy solidaria, las familias actuales y las que han pasado por «Cachetes», se acercaron a ayudar», contó.
Por último, la docente dio cuenta que durante el primer tiempo de la cuarentena, el jardín se sostuvo con el pago de las cuotas. Sin embargo, la situación se agudizó con el paso de los meses.
«Tuvimos acceso a un crédito de tasa cero y con eso, un mes se pudo salir adelante. Los primeros meses fue con el apoyo de la familia y los últimos meses fue con el apoyo de los padres más ese crédito. Siempre estamos esperando la posibilidad de que se pueda trabajar. Se hizo difícil este tiempo y genera mucha angustia no saber el futuro, no saber cuando vas a volver a trabajar», finalizó.