viernes, 17 septiembre 2021
Inicio La Pampa Jugaba con fuego e incendió su vivienda

Jugaba con fuego e incendió su vivienda

EN ZONA NORTE

Un pequeño de dos años que estaba jugando con un encendedor provocó el incendio de una vivienda del barrio Zona Norte, en la ciudad de Santa Rosa. La travesura no terminó en tragedia ya que la familia, con la ayuda de los vecinos, logró sofocar las llamas con el agua de una pileta de lona que estaba en el patio frontal de la casa.
Cerca de las 13 horas, un llamado al Cuartel de Bomberos de la Policía de La Pampa alertó al personal sobre un incendio que estaba afectando a una vivienda ubicada en la calle Suipacha, casi Piedras, en el norte de la capital pampeana. Al lugar, arribó inmediatamente una dotación de socorristas, quienes fueron asistidos por efectivos de la Seccional Segunda.
Por fortuna, las llamas fueron rápidamente sofocadas por la familia con la ayuda de los vecinos. «Tuvimos el llamado y cuando llegamos, observamos que el fuego estaba prácticamente apagado. No se registró ningún lesionado, solo fue un verdadero susto para la familia», explicaron a este diario personal de Bomberos en el lugar.
Según señaló la propia familia, mientras analizaba los daños que este incidente ocasionó al inmueble, fueron ellos, más algunos vecinos, quienes atacaron las llamas con agua de una pileta ubicada en el patio.

Hipótesis y daños.
Los primeros indicios, señalan que el fuego lo habría ocasionado un niño, de tan solo dos años, que se encontraba jugando con un encendedor en uno de los dormitorios de la casa, en la planta alta de la vivienda.
«Faltan las pericias para poder confirmar, pero aparentemente se debió a que un niño se encontraba jugando con un encendedor, ya que se lo halló (al encendedor) cerca del lugar donde se inició el fuego. Además, se pudo descartar desperfectos eléctricos en la casa», señaló un investigador a LA ARENA. No obstante, otra posible hipótesis, es que un cigarrillo mal apagado podría haber causado el incendio.
Pese al susto, los daños fueron menores, por lo que la estructura del inmueble no corre peligro. Unicamente se arruinaron un par de colchones, una cama; mientras que las paredes y el techo de la habitación se vieron afectadas por el fuego, el humo y el calor.