Inicio La Pampa "Junior" Cabrera seguirá en prisión

«Junior» Cabrera seguirá en prisión

ACUSADO DE VIOLACION

El joven Carlos Nicolás Cabrera, de 21 años, continuará en una prisión común hasta tanto se realice el juicio por el delito que está acusado, que es la supuesta violación de una chica de 22 años en un hecho ocurrido en diciembre pasado en el departamento del propio involucrado, sobre la avenida Perón de esta ciudad.
En la mañana de ayer se realizó la audiencia (en modo virtual) de reexamen en la que se decidió que «Junior» Cabrera continúe con la prisión preventiva que se había dictado el 12 de enero.
La determinación fue adoptada por el juez Carlos Ordás y significa que el joven continuará preso al menos hasta que se realice el juicio, que podría ser recién a fin de año, según estimó el abogado Omar Gebruers, que representa a Emiliana Casal Simons, la joven de 22 años que realizó la denuncia.
«Nosotros pedimos la medida de la prisión porque entendemos que se daban los dos riesgos: fuga y obstaculización. Fuga porque tanto él como su familia tienen los medios económicos como para poder generar esa posibilidad, y obstaculización porque sus padres, sus dos hermanas, sus tres tías y un importante grupo de amigos han estado estigmatizando y revictimizando a Emiliana con todo tipo de publicaciones, con comentarios de supuestos hechos de su vida personal, incluso con una foto de ella cuando tenía 14 años el día que se hizo la Cámara Gesell, algo que no sabemos de dónde salió pero que indudablemente son todas maniobras para tratar de torcer la investigación», explicó Gebruers a La Arena.
Vale recordar que cuando el caso se hizo público, la jueza Florencia Maza le otorgó a Cabrera la prisión domiciliaria, pero un reclamo público de la familia de la víctima y una apelación del propio Gebruers motivaron a que el Tribunal de Impugnación Penal lo enviara a la cárcel común.

Más medidas.
Gebruers, en tanto, explicó que Ordás también dispuso ayer la extensión de una restricción de acercamiento (tanto directa como indirectamente o través de otras personas) por 180 días a todo el círculo familiar de Cabrera, y esa medida incluye las redes sociales que esas personas pudiesen utilizar.
«Con la Fiscalía seguimos recolectando pruebas, ya se hizo la Cámara Gesell, se recibió el informe de la psicóloga personal de Emiliana, se abrieron los teléfonos de Cabrera, aunque nosotros todavía no tuvimos acceso al contenido, hay testimonios. También se pidieron oficios a Instagram y Facebook por los chats entre víctimas y victimarios, una medida que pidió la defensa y que nosotros no sabemos con qué motivo», detalló el letrado.
Gebruers dijo finalmente que «lo que falta determinar por parte de la Justicia es si hubo consentimiento o no en la relación sexual, él (por Cabrera) dice que sí y nosotros que de ninguna manera pudo haber sido así por el grado de alcohol que tenía la víctima».

¿Qué pasó?
El hecho ocurrió el 12 diciembre. Cabrera y Casal se conocían desde hace tiempo y luego de compartir una fiesta en un salón de la misma avenida Perón, junto a otros jóvenes fueron al departamento de «Junior».
Según se supo allí consumieron más bebidas alcohólicas y Cabrera invitó a Emiliana y a su hermana a quedarse a dormir ya que a esa hora no se podía circular por las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus.
Según contó públicamente la madre de la joven, cuando a la mañana Emiliana se despertó, notó que tenía la ropa corrida y padecía dolores propios de haber sufrido un abuso sexual.
En ese momento Cabrera estaba en el baño y por eso la joven y su hermana salieron corriendo de la casa. Llegaron al domicilio familiar, contaron lo sucedido, fueron al Hospital Lucio Molas y luego llegó la denuncia judicial y la exposición pública del caso, ya que las dos familias hablaron con los medios para exponer sus argumentos.