Inicio La Pampa Juristas mendocinos piden que se frene la adjudicación del Portezuelo

Juristas mendocinos piden que se frene la adjudicación del Portezuelo

La Fiscalía de Estado de Mendoza recibió ayer un pedido para que, en defensa del patrimonio provincial, impida la adjudicación de la obra Portezuelo del Viento.
La solicitud fue firmada por el ex ministro de la Corte, Alejandro Pérez Hualde, y los abogados especialistas en Derecho del Agua, Miguel Mathus Escorihuela y Aldo Guarino. Ellos quieren que el fiscal de Estado, Fernando Simón, impida «el grave daño inminente» de la adjudicación y contratación de Portezuelo y advierten sobre «el severo riesgo de daños al patrimonio público».
Los factores que señalan los reclamantes son varios y diversos: que haya una sola oferta para realizar la obra hídrica, los precios que pretende cobrar la oferente, la «disminución sensible del caudal del río Grande en los últimos años», el rechazo de las provincias del Coirco y los reclamos de provincias limítrofes.
También agregan como motivo «los procesos ante la Corte» nacional de las provincias limítrofes y su admisión por parte del alto tribunal, que podrían provocar una alteración e incluso una «interrupción» de la ejecución de las obras, de acuerdo a lo consignado por el portal Mendoza Online.
«El conjunto de objeciones y de riesgos ciertos que surgen de los hechos expuestos constituyen un entorno que convierte a la obra en un emprendimiento altamente perjudicial para el patrimonio público y para el futuro del desarrollo provincial», señala el pedido al fiscal de Estado, que también solicita que participen del análisis del emprendimiento «las fuerzas que han manifestado preocupación».
Indica además el escrito que este es el momento adecuado para frenar la licitación porque el proceso «hasta el momento no ha generado derechos adquiridos» y advierte que el fiscal de Estado debe requerir «la declaración de fracaso de la licitación pública».

«Razonabilidad administrativa».
En un anexo, los abogados consideran que en la mejora de la oferta solicitada al consorcio Malal-Hue hubo «un exceso en el ejercicio de la razonabilidad administrativa» por parte del Gobierno.
También afirman, entre otras cosas, que la generación de energía será muy inferior a la estimada: entre el 24% y el 74% de los de los 887 GWh/año previstos.

¿Un salvataje?
En otro artículo del mismo portal, se consigna que «la embajada argentina en China negoció con la empresa Sinohydro las condiciones de los pagos en dólares, para que la empresa finalmente concretara una mejora en la oferta económica que reclamaba Rodolfo Suárez y no abandonara el proyecto».
El sitio señala que «una gestión de altísimo nivel diplomático argentino contribuyó para que Rodolfo Suárez lograra salvar la licitación para la construcción de la represa Portezuelo del Viento que estuvo al borde del naufragio en los últimos días».
«Esto, ante la negativa cerrada de la empresa china Sinohydro, cabeza del proyecto, a realizar una mejora en la oferta económica en el marco del proceso para que, finalmente, la provincia pudiera hacer cuadrar los costos de la obra con el presupuesto disponible», se añade en ese mismo artículo.
«En ese sentido, el embajador en China, Sabino Vaca Narvaja, estuvo reunido a principios de esta semana con los directivos de Sinohydro en ese país para garantizarle a la empresa asiática que no iba a enfrentar problemas con el tipo de cambio y que los pagos se iban a realizar en dólares, principal motivo por el cual Portezuelo había quedado a un paso de no seguir», puntualizan en la misma nota.
En otro párrafo, consignan que «la movida diplomática tiene un trasfondo: Alberto Fernández decidió respaldar la construcción de la obra y los motivos son varios. Por un lado (y así se lo transmitió a Suárez en su última visita a Mendoza) el presidente aparece como decidido a seguir adelante con lo que hoy es uno de lo proyectos de inversión en obra pública más importantes de la Argentina. También, porque la provincia y la Nación son socios en el salvataje financiero de Impsa, la empresa mendocina que es parte medular en este negocio».

Razones.
«Que se construya Portezuelo es vital para el sostenimiento de una empresa que fue insignia de la provincia durante décadas, pero que terminó dependiendo del aporte de capitales por parte del Estado en más de U$S 20 millones para poder sostenerse en pie. Para que la ex metalúrgica de Enrique Pescarmona funcione a futuro, no se necesita otra cosa más que ganar licitaciones importantes a nivel provincial, nacional e internacional. En la actualidad, el único proyecto fuerte que tiene en carpeta es el aporte de las turbinas para Portezuelo y la finalización de un contrato para aportar más de una docena de turbinas para Yacyretá. En diseño está el desarrollo de energías renovables y la posibilidad de trabajar con el Ejército Argentino en la fabricación de tanques. Y no mucho más. La empresa necesitará, sostienen, de al menos dos años de trabajo en licitaciones locales para, recién ahí, salir a competir nuevamente al mundo», agrega la nota.
Por otra parte, advierte que «existió otro elemento que movilizó las gestiones del Gobierno nacional y habría que encontrar aquí la clave: la Casa Rosada buscó evitar que los chinos se retiraran de la licitación argumentando problemas con el tipo de cambio que rige en la Argentina producto de las decisiones que se adoptaron en materia económica».