Inicio La Pampa "Justicia reparadora para las víctimas"

«Justicia reparadora para las víctimas»

EX DOCENTE DE LA UNLPAM EN EL JUICIO A LA SUBZONA 1.4

Ana Gispert Sauch Colls es una ex docente de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) que durante el periodo previo a la última dictadura cívico militar fue perseguida por los responsables de la denominada Subzona 1.4. A raíz de ello debió exiliarse y ayer se escuchó su testimonio en el marco de la tercera etapa del juicio: resaltó la tarea de «recuperar la memoria, la verdad y la justicia».
Gispert destacó que la Universidad actúe como querellante en el juicio y también mostró su respaldo al rector Oscar Alpa, quien brindó su declaración en la audiencia del martes en el marco del juicio que lleva adelante el Tribunal Oral Federal de Santa Rosa.
La ex docente envió una carta en la cual resaltó la «solidaridad y admiración» por la actuación de Alpa al asumir el rol de querellante en el juicio de la Subzona 1.4, «donde se ventilan casi 200 casos de víctimas de delitos de lesa humanidad».
«Sinceramente me ha emocionado saber por colegas pampeanos (Nelson Nicoletti, entre otros) que usted asumía este compromiso, que se resume en la tarea de recuperar la Memoria, Verdad y Justicia, una tarea tan necesaria para que nuestra sociedad y la Universidad recuperen la dignidad que les fue expropiada, conozcan su historia, la verdadera, y se pueda lograr una justicia reparadora, simbólica y real, para todas las víctimas», puntualizó Gispert en la carta que fue leída en la audiencia de un juicio que, justamente, se realiza por primera vez en el Aula Magna de la UNLPam.
«Sigo muy de cerca la vida de Santa Rosa a través de tantos y tantas amigos y amigas, compañeros y compañeras, con quienes mantengo lazos de amistad y sueños comunes de que es posible ir forjando una nueva sociedad donde nos sintamos libres de autoritarismos, de necedades y de cuanto nos cosifica, y, a la vez, nos sintamos hermanos con las regiones de nuestra América Latina», escribió Gispert en otro párrafo.
Y mostró su disposición «para lo que considere útil en esta causa de querellante que tan dignamente ha asumido» al tiempo que recordó que «en junio de 2018 tuvo por la plataforma virtual Zoom «una declaración desde Lima, sobre aquella sesión del juicio a la Subzona 1.4».

Avances.
Finalmente recordó que la UNLPam le realizó un homenaje en 2014 «en una forma más que merecida, y me acogió con mucho cariño. Pude, a la vez, apreciar los avances de la Universidad por los cuales les felicito».
Gispert vive en Perú desde que se exilió. En noviembre del ’75 (meses antes del golpe de Estado de marzo de 1976) el grupo de tareas de la Subzona 1.4 fue a buscarla a la vivienda donde residía pero pudo escapar mientras que otros docentes, que también vivían en el lugar, fueron detenidos. A los pocos días pusieron una bomba en la casa, en lo que era la avenida Roca de esta ciudad.