Inicio La Pampa La alimentación en tiempos de coronavirus

La alimentación en tiempos de coronavirus

La pandemia del coronavirus ya lleva más de 950 contagios, superó la brecha de los 100 infectados por día y cuenta con 24 fallecidos en nuestro país.  Es por eso que en ese contexto de aislamiento preventivo, la alimentación y el ejercicio también juega un rol muy importante en la lucha contra el Covid-19. Las rutinas de gimnasio solo se limitan al perímetro hogareño y se vuelve complejo para quienes las desarrollaban a través del running o de gimnasios outdoors.

Los expertos en nutrición recomiendan una correcta alimentación para no subir de peso. Los alimentos que no hay que comer, los que hay que incorporar a la diaria y una propuesta fácil para incorporar  al menú. En tiempos de encierro, el gasto calórico habitual disminuye mucho y eso se debe al cambio de la rutina y a los cambios que van desde no ir al trabajo hasta no ir a entrenar. Por lo tanto si no se lleva una dieta equilibrada, lo más probable que suceda es subir de peso. Es por eso que los profesionales indican que se debe organizar horarios para evitar el picoteo y diseñar un plan de comidas en casa donde figuren las cuatro comidas principales, a eso sumarle dos colaciones, para evitar comer de más entre horas.

Buenas prácticas.

“Si tenemos en cuenta lo que la gente está haciendo en este momento de acopio de mercadería, en su mayoría tiende a almacenar alimentos que aportan carbohidratos, pero carbohidratos complejos que a su vez están asociados a un nivel alto de calorías y eso es lo que no hay que consumir. Hay que buscar opciones dentro de lo posible que aporten proteínas, grasas saludables y carbohidratos acompañados de fibras, por ejemplo vegetales cocidos que se pueden conservar más tiempo en la heladera, vegetales enlatados, conservas, legumbres, frutas ya sean enteras o para consumir en licuados, atún (en lata) que es una gran fuente de ácidos grasos omega que son grasas cardiosaludables”, dijo la presidente del colegio de nutricionistas de la provincia de Buenos aires, Paula das Neves.

También, la licenciada dijo que no hay que olvidar que  la hidratación es fundamental. Se necesita beber agua y evitar el consumo de bebidas azucaradas, ya que aportan un alto contenido de azúcar. “El agua más allá de que nos mantiene hidratados y calma la sed, es un gran componente para que el organismo pueda cumplir todas sus funciones con normalidad”. Es recomendable beber casi 2 litros de agua por día ayuda a mantener hidratada la mucosa y proteger las vías respiratorias además de que es necesaria para un montón de procesos metabólicos.

Alimentos que ayudan.

Hay una lista de alimentos que ayudan a mantener altas las defensas y enriquecer la dieta. Arándanos y frutos rojos, tienen un alto poder antioxidante que nos hacen más fuertes frente a las infecciones y protegen a las células del sistema inmune de los daños provocados por los radicales libres, Son ricos en vitamina C y E.

Los cítricos, tienen un alto contenido de Vitamina C. Este micronutriente mejora el sistema inmune disminuyendo los síntomas del resfrío en general y ayudando a una recuperación más rápida. Está presente en naranja, mandarina, kiwi, limón, pomelo, verduras de hoja verdes y ají morrón.

El ajo, por ejemplo, es considerado un antibiótico natural por sus propiedades antivirales y antibacterianas. El único inconveniente es que habría que consumirlo en altas cantidades para que actúe como antibiótico. Si se consume cocido disminuye ese sabor fuerte que no le agrada a todo el mundo.

Otro ejemplo es el yogur. Que es bueno consumirlo por las bacterias que contiene (lactobacillus bulgaricus y streptococus thermophylus). Su función se centra en el intestino y ayuda a potenciar las defensas. Aporta probióticos que son microorganismos que alimentan nuestra flora intestinal que a su vez son una barrera para todo tipo de infecciones. Conviene consumir yogur griego o natural en lo posible casero.

En el caso del tomate y la remolacha, poseen alto contenido de carotenos y Vitamina A, siempre necesarios para mantener altas las defensas.

Y los frutos secos y los cereales integrales, son ricos en manganeso, cobre y zinc que son los principales minerales que mejoran el funcionamiento del sistema inmune, también son fuente de proteínas y grasas saludables. Arroz integral, panes o galletitas de salvado, almendras, nueces, avellanas, etcétera, no pueden faltar en tu dieta de todos los días.

En relación a la proteína animal, no pueden altar los pescados azules. Sardinas, salmón, anchoas y atún son alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 además de aportar proteínas de alto valor biológico. También contribuyen a elevar los niveles de vitamina D.

Por último los profesionales desaconsejan el consumo de golosinas, snacks con alto contenido de sodio que van a hacer un efecto de retención de líquido, evitar comidas chatarras, delivery con exceso de grasa, frituras y consumo excesivo de hidratos como pan, fideos y papa.