Inicio La Pampa La APE recordó a Nervi y a D'Atri

La APE recordó a Nervi y a D’Atri

SEMANA DE LA MEMORIA

En un emotivo encuentro, la Asociación Pampeana de Escritores (APE) inauguró ayer la “Pared de la Memoria”, donde reivindicaron el nombre y la memoria de los periodistas e intelectuales pampeanos Raúl Celso D’Atri, Juan Ricardo Nervi y Ana María Lassalle, quienes fueron perseguidos durante la última dictadura y formaron parte de las famosas “listas negras”.
“Hay mucha carga emotiva en esa pared, hoy, maduro y más grande, puedo decir que ver el nombre de mi papá en esa lista es un orgullo”, reconoció Pablo D’Atri, hijo de Raúl, ex director del diario LA ARENA.
En el marco de las actividades por el Día de la Memoria, la APE llevó adelante en su sede (Víctor Lordi 73) un sentido homenaje a figuras de la cultura pampeana que fueron víctimas del aparato represor del Gobierno de Facto de 1976. En esta ocasión, conmemoraron a Raúl Celso D’Atri, Juan Ricardo Nervi (ambos formaron parte del diario LA ARENA), y Ana María Lassalle, quienes aparecieron en las actas secretas de la última dictadura.
Sergio De Matteo, presidente de la APE, encabezó la presentación del evento y aseguró que “es necesario seguir resignificando cada 24 de marzo esa pared con cada uno de los compañeros” ya que “hacerlo es una forma de continuar con la lucha” por la Memoria, la Verdad y la Justicia.
En un mismo sentido, el secretario de Derechos Humanos, Antonio Curciarello, quien también formó parte del homenaje, subrayó que “venir a hablar acá en la casa de los escritores pampeanos es justo, porque los escritores fueron perseguidos y censurados por la última dictadura”, al mismo tiempo que instó a los presentes de “seguir construyendo la memoria”.

En nombre de Raúl.
Pablo D’Atri, junto a su madre y esposa de Raúl, Elvira “Tita” Alcaraz, participaron del encuentro para homenajear el nombre de “Raulito”, quien no sólo fue perseguido por la dictadura, sino que padeció por varios años la cárcel por defender su pensamiento político. Allí tuvo que afrontar, además de las torturas, el fallecimiento de su hijo menor, de ocho años.
“Es un momento bastante sensible repetir todo esto. Siempre recuerdo el tema de la marginación que sufrimos en ese tiempo, lo que significaba de chico tener un padre preso. Esto no era una figura feliz, pero había un sector de la sociedad que los apoyaba”, relató Pablo. Y agregó: “Hay mucha carga emotiva en esa pared, hoy, maduro y más grande, puedo decir que ver el nombre de mi papá en esa lista es un orgullo, un honor, y esta es la forma de conmemorarlo”.

Nervi y Lassalle.
Nervi, quien también formó parte de LA ARENA y tuvo que exiliarse debido a la persecución represora, también fue conmemorado. Sin embargo, en su nombre, su hija no pudo participar aunque envió una carta donde agradeció la conmemoración de la figura de su padre.
Por otro lado, la escritora Ana María Lassalle estuvo presente en la APE y señaló que dicha organización “siempre estuvo muy bien en los deberes de la memoria”. Además, destacó el rol de los escritores en la sociedad, quienes siempre fueron blancos de las dictaduras por su papel cultural.
La docente instó a seguir ejerciendo la memoria porque “las culturas amnésicas están destinadas a desaparecer” y remarcó que “es un honor compartir esa lista junto a Ricardo y a Raulito”.
En el final del acto, el reconocido escritor Edgar Morisoli leyó un fragmento de su último libro.