Inicio La Pampa La bajada de bandera sube a $ 44,40

La bajada de bandera sube a $ 44,40

TARIFA DE TAXIS: CONCEJALES OPOSITORES AFIRMARON QUE "FALTO DEBATE" EN COMISION

El Concejo Deliberante de Santa Rosa aprobó ayer una ordenanza que autoriza un incremento en el servicio de taxis, pasando la bajada de bandera a 44,40 pesos en la ciudad, cuando el valor anterior era de 37,50 pesos. El aumento entrará en vigencia en las próximas horas cuando la normativa sea promulgada por el intendente Leandro Altolaguirre.
El proyecto se trató sobre tablas en la novena sesión ordinaria. Por la falta de tratamiento en comisión, el PJ y el Frente Pampeano para la Victoria se opusieron a la propuesta del Frepam. «Faltó debate, nosotros preferíamos escuchar a las partes y no tomar una decisión apresurada», afirmó el justicialista Araldo Eleno.
La ordenanza determinó los nuevos costos del Servicio de Coches Taxímetros en la capital pampeana, que quedó con un valor de bajada de bandera de 44,40 pesos mientras que cada ficha, equivalente a 90 metros de recorrido, quedará en 2,57 pesos.
El estudio de costos para la determinación de la tarifa de taxis fue presentado por el Departamento Ejecutivo para la actualización de los valores a través de la fórmula polinómica, que establece los aumentos y ajustes en forma semestral.

Homenaje.
Por unanimidad, fue aprobada la imposición del nombre «Mariela Cabreros» al Espacio Verde ubicado en Pilcomayo y Santiago del Estero. «Mariela será recordada por su profesión y estará en el corazón y la memoria de mucha gente, pero además va a ser recordada por su trabajo en el Concejo Deliberante como una mujer de fuertes convicciones, gran carácter, gran luchadora, con capacidad para construir puentes», dijo el radical Marcos Cuelle.
«Dentro de poco se van a cumplir 5 años de su partida y me parece que ésta es una forma de volver a pasar su memoria por el corazón, recordarla, a nuestra querida compañera de trabajo», sostuvo el edil, que compartió el recinto con la concejala justicialista.
Destacó que en el recinto estuvieran presentes Carlos Tarrío, presidente de la comisión vecinal de Tomás Mason Norte, y Carolina y Juan Cruz, hija e hijo de Cabreros, «quienes sin duda estarán más que satisfechos por lo que se pudo lograr en el espacio verde» que llevará su nombre.
Por último, el concejal dijo es «un hermoso recuerdo» de alguien que «habiendo comenzado en veredas opuestas, finalmente terminamos trabajando en conjunto por el bienestar de la comunidad».
A continuación, la fregenista Claudia Giorgis destacó que ese espacio verde es de características inclusivas, en el que además fue instalado un Banco Rojo, en memoria de las víctimas de femicidio y que servirá para lugar de esparcimiento de niñas y niños junto a sus familiar, «las que muchas veces tienen que esperar para ser atendidos en el hospital».
La concejala recordó el día de la inauguración del espacio con la asistencia de algunos de «los primeros soñadores» que forjaron la Comisión Vecinal de Villa Tomás Mason «como Santiago Dittler, con sus más de 92 años ó Don González y toda la gente mayor que el otro día se reunió allí a acompañar este evento tan loable. Así que más que merecido que este espacio además lleve el nombre de Mariela Cabreros».

«Nadie devolvió una licencia»
El concejal justicialista Araldo Eleno se mostró sorprendido ayer por la acusación de Ernesto Forastiero -presidente de la Cámara de empresarios de taxis- contra el Concejo Deliberante por la fórmula polinómica que establece los valores del servicio, y advirtió que en estos tres años y medio de su mandato «no se presentó ningún propietario a devolver la licencia porque estaba perdiendo plata».
«Me sorprende la acusación porque la Cámara estuvo en las comisiones del Concejo y porque hemos hablado infinidad de veces, y podemos no coincidir en algunas cuestiones pero nunca va a poder decir Forastiero no le hayamos atendido el teléfono al menos los concejales del PJ», señaló.
En tanto, cuando se le mencionó que Forastiero había manifestado que la tarifa estaba «atrasada», el edil respondió que «quizás no son los números que desearían tener, pero no se presentó ninguna propietario a devolver la licencia porque estaba perdiendo plata. Todos queremos que les vaya bien y que el servicio se preste como corresponde».