La bicicleta blanca

Fabián Wagmister, un artista pampeano que reside hace varios años en Estados Unidos, irrumpió anoche en el paisaje urbano de la capital provincial cuando presentó en las calles santarroseñas su proyecto artístico “Bicicleta Blanca”, cuyo objetivo es generar diálogo y reflexión entre las personas en relación al derecho de todos a una movilidad libre, sustentable y segura, a través de la bicicleta.
Parecía que el lunes iba a terminar tal como empezó: frío, húmedo, con nubes en el cielo y decenas de personas conduciendo y caminando en las calles de Santa Rosa. Sin embargo, para sorpresa de todos, una persona en un extraño disfraz hizo que la noche de ayer se convirtiera en algo especial, distinto.
Es que no es usual observar a una persona en una bicicleta -equipada con varios aparatos tecnológicos, entre ellos, unas llamativas luces led- acarreando otra bici por las calles de la ciudad. Y, si de por sí dicha imagen ya es extraña, todo se enrareció aún más cuando el ciclista se detuvo, habló con una persona desconocida, le entregó esa segunda bicicleta y se fue, ante la atónita mirada de los presentes. Créase o no, eso sucedió ayer y fue parte de la presentación de la obra artística “Bicicletas Blancas”.

Protagonista.
Fabián Wagmister, artista pampeano que hace 25 años es profesor en la Universidad de California, fue el protagonista de ese performance en vivo y -en diálogo con LA ARENA- explicó un poco más de qué trató esta presentación de “Bicicletas Blancas” y los motivos de la misma.
“Cuando me enteré que se hacía el Foro de Bicicletas en Santa Rosa (donde brindó una disertación), no dudé ni un segundo y aproveché la oportunidad para llevar a la ciudad donde nací mis dos pasiones: la bicicleta y el arte. Y acá estoy con mi locura pedaleando, para terminar lo que empecé en Buenos Aires”, relató.
“Salgo solo a pedalear con mi bici y su aparataje, a donde dicten mis sentimientos. Lo único que busco son encuentros, diálogos espontáneos con las personas, que permitan concientizar sobre el uso de la bicicleta en la vida cotidiana y, a quien se lo merezca, le regalo una bicicleta”, destalló el artista.

Obra y arte.
En los últimos años, el pampeano adoptó la bicicleta como eje central de su vida personal y profesional, así como también su acción comunitaria, causando una revolución dentro del ámbito artístico. “Busqué una forma de integrar la bici a mi trabajo y convertirla en un forma de expresión cultural, en una obra de arte de tiempo real que busque generar diálogo y reflexión en relación al derecho de todos a una movilidad libre, sustentable y segura”, explicó.
De esa combinación -bicicleta y arte- emergió el desarrollo de PedaLúdico, un amplio proyecto de exploración, promoción y reflexión sobre la bici-vida y bici-cultura, el cual está compuesto por cuatro módulos. Uno de ellos, “Bicicleta Blanca”, sorprendió a todos los santarroseños en la noche de ayer.
En una idea sumamente vanguardista, el artista logró convertir la bicicleta en una forma de expresión cultural que busca concientizar sobre el uso de este vehículo e inspirar a la gente a que vea a la bici de nuevo como algo lúdico, que le permita ver el mundo desde otra perspectiva.
“La bicicleta tiene otra lógica, permite recuperar el control del espacio y tiempo, y eso nos lleva a poder conectarnos con el mundo desde otra manera, y algo de eso es lo que quiero transmitir en esta performance”, indicó Fabián acerca de su propuesta.

Recepción.
Este tipo de arte, inspirado en el situacionismo, es poco convencional para muchos. Por eso, no es raro que las personas se acerquen constantemente para dialogar con el artista. En este último recorrido, que inició en Buenos Aires hace 11 días y tuvo su cierre ayer en Santa Rosa, no fue la excepción. “Algunos me ven como un extraterrestre o como el loco de la bicicleta”, bromeó Fabián.
La curiosidad es evidente, algunos no logran comprender el sentido de la obra de arte que realiza en tiempo real el pampeano. “Imagínate, un loco viene con todo este aparataje, te habla, te regala una bici y se va. Pero bueno, con eso busco abrir una puerta a la reflexión, otra manera de entender el mundo”, indicó.
Con un largo recorrido en sus hombros, Fabián admitió que las experiencias vividas difieren totalmente según el tamaño de la ciudad. “Cuanto más pequeñas son las localidades, más espontánea es la gente. Me paran y me preguntan qué es lo que estoy haciendo y eso es lo más lindo en este tipo de arte en los espacios públicos”, subrayó el artista, ya que “siempre te dejan algo muy profundo dentro”.

De La Pampa a Estados Unidos
Nacido y criado en Santa Rosa, la pasión por el arte lo catapultó a Los Angeles, donde hace más de 25 años trabaja en uno de los centros de estudios artísticos de mayor distinción en el mundo: la Universidad de California. Allí, Fabián es profesor de creatividad audiovisual y medios interactivos en el Departamento de Cine, Televisión y Medios Digitales, donde dirige el Centro de Investigación en Ingeniería, Medios y Performance (Remap). En Buenos Aires, creó y dirige el Centro Hipermediático Experimental Latinoamericano (cheLA), un proyecto dedicado a la investigación y experimentación en las intersecciones de comunidad, cultura y tecnología.