Inicio La Pampa La capital pampeana fue un horno

La capital pampeana fue un horno

EL CALOR SE HIZO SENTIR EN TODO EL PAIS

La ciudad de Santa Rosa se convirtió ayer en un verdadero infierno con temperaturas que, según las mediciones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), casi alcanzaron los 36 grados y se mantuvieron arriba de los 30 gran parte del día. La sensación térmica, por su lado, superó los 40 grados. El SMN lanzó una alerta roja en Mendoza, una naranja en Buenos Aires y 15 amarillas en distintas localidades del país.

Finalmente el calor se hizo sentir en gran parte del territorio nacional, con temperaturas que rozaron los 40 grados y sensaciones térmicas que -tanto en la mañana, como en el mediodía y la tarde- superaron ese piso. Lo que llevó al Servicio Meteorológico a lanzar una alerta en varios puntos del país.
Santa Rosa, así como las demás localidades del interior pampeano, no escaparon a la ola de calor y durante varias horas la temperatura no bajó de los 30 grados. En la capital pampeana la temperatura máxima alcanzó los 35,4 grados a las 17.30, mientras que la sensación térmica superó los 40. A las 18 horas, según el SMN, se registraba 40,3 grados.
En localidades norteñas como General Pico, Eduardo Castex e Intendente Alvear, la situación fue similar, con máximas que rondaron en los 35 grados, mientras que la sensación térmica superó a la de la capital pampeana al ubicarse en los 42,8 grados.
Para el alivio habrá que esperar hasta el mes que viene, ya que enero se despedirá con temperaturas que no bajarán de los 32 grados. Si bien están anunciadas tormentas y precipitaciones, éstas no tendrán incidencia para que calme el calor.

Escape.
Ante las altas temperaturas, los vecinos de la ciudad evitaron salir a la calle hasta que el sol se escondió sobre el horizonte. Las piletas fueron el destino más buscado por los santarroseños para escapar del calor y encontrar un poco de calma.

Precaución.
Ante estas altas temperaturas, es necesario que se tomen ciertas precauciones para evitar problemas de salud. Las recomendaciones indican aumentar el consumo de líquidos sin esperar a tener sed para mantener una hidratación adecuada, además de no exponerse al sol en exceso, ni en horas centrales del día (entre las 11 y las 17 horas).
Evitar las bebidas alcohólicas o muy azucaradas, comidas muy abundantes e ingerir verduras y frutas. Reducir la actividad física, principalmente al aire libre y bajo el sol. Usar ropa ligera, holgada y de colores claros; sombrero, anteojos oscuros.
Se recuerda que no existe un tratamiento farmacológico contra el golpe de calor y sólo los métodos clásicos, citados arriba, pueden prevenirlo y contrarrestarlo. Ante dolor de cabeza; vértigos; náuseas; confusión; convulsiones y pérdida de conciencia; piel enrojecida, caliente y seca; respiración y pulso débil, y elevada temperatura corporal (entre 41 y 42 grados centígrados), se deberá actuar de la siguiente manera:
Trasladar al afectado a la sombra, a un lugar fresco y tranquilo. Hacer que mantenga la cabeza un poco alta. Intentar refrescarlo, mojándole la ropa, aplicarle hielo en la cabeza, darle de beber agua fresca o un poco salada, y solicitar ayuda médica.