Inicio La Pampa "La carne aumentó un 40 % en este año"

«La carne aumentó un 40 % en este año»

COMERCIANTE LOCAL ADMITE BAJA EN LAS VENTAS EN ESTE AÑO

«Es lamentable pero vamos a terminar comiendo lo peor», dice Fabio Soria sobre una realidad que se vive día a día en la Argentina de hoy: el aumento de los productos básicos y, en este caso, el de la carne. «La suba está en el 40 por ciento en lo que va del año», añadió el propietario de una proveeduría del centro santarroseño.
Soria es dueño de «El Puesto», el comercio que el 27 de enero pasado sufrió la pérdida total de la mercadería de su negocio a raíz de un desborde cloacal en la esquina de Alem y Garibaldi. Desde entonces, el emprendedor se dedicó a reestablecer su sustento diario mientras espera la respuesta de la Municipalidad, que aún no llegó.
«Con el escuerzo de la familia y de los amigos salimos adelante, fue muy duro lo que pasó pero la estamos peleando. El tema es que seguimos esperando la respuesta del municipio, pese a los reclamos no hubo ninguna respuesta. Y ellos mismos admitieron la responsabilidad de lo que pasó, la falta de mantenimiento en la red que provocó el desastre a raíz del colapso. Yo todavía no pude reponer los freezers, me afectó mucho en lo económico», dijo ayer Soria en una entrevista con Radio Noticias.
Si bien «El Puesto» vende diferentes artículos y mercadería, su fuerte es la carne, justamente un producto esencial en la mesa diaria de los pampeanos y que, en lo que va de este 2019, tuvo un aumento alarmante en el precio de mostrador.
«Está claro que las ventas bajaron pero por el efecto de la crisis, en lo que va del año el aumento es casi un 40 por ciento en el caso de la carne. Y ese aumento yo lo tengo que trasladar al mostrador, ojalá (al kilo) lo pudiera vender a 100 o 150 pesos, pero las bajas en las ventas se notan bastante. La única salida es reducir nuestra ganancia, hacer ofertas alternativas como pollo o cerdo, pero nuestra cultura es la carne de vaca», resaltó Soria.
El comerciante destacó que las subas se registraron «hasta dos veces por semana» y apuntó que uno de los motivos puede vincularse a la exportación de la carne.
«No soy un experto en economía, pero creo que desde que se abrió la exportación se afectó el consumo interno, no hay hacienda supuestamente, no hay liviano para el consumo de acá, y a los grandes empresarios les conviene exportar; claramente. Es muy lamentable, pero si esto sigue así vamos a terminar comiendo lo peor», señaló Soria.
El kilo de matambre se cotiza hoy en 340 pesos, un precio similar al del lomo o las mollejas. Un kilo de vacío cuesta 290 pesos. «El consumo está cambiando totalmente, es que no se puede desconocer que hacer un asado para ocho o diez personas significa un gasto de dos mil ‘y pico pesos’, es una locura que la mayoría no puede pagar».
El propietario de El Puesto aseguró que los clientes buscan otras alternativas como el pollo o el cerdo, aunque es difícil mantener esa tendencia porque «la gran elegida sigue siendo la carne de vaca».

Reclamo.
Soria, en tanto, reiteró su pedido para que la comuna santarroseña atienda su reclamo de resarcimiento. Aquel domingo de enero el comerciante contó: «Llegué y me encontré que estaba todo el negocio lleno de agua, de desechos cloacales, materia fecal. Tengo un sótano, con dos freezer con carne en su interior. Los dos están dados vuelta, flotando en el agua podrida. Estoy seguro que se quemaron los dos y toda la mercadería se perdió».
«Pasado el mediodía personal de la guardia de Dagsa concurrió a un reclamo por desborde cloacal en Alem y Garibaldi, se pudo constatar que el taponamiento se produjo por la gran cantidad de arena sedimentada en la cámara de registro y en la cañería, la cual provendría de un lavadero próximo. También se solicitó la asistencia de un equipo atmosférico para vaciar un sótano que se vio afectado». Así lo consignó un comunicado oficial de la Municipalidad de Santa Rosa. Aunque no lo identificó, en esa esquina funciona una sucursal del lavadero Lumi.

Campaña de protesta en Comodoro.
La suma de la baja del poder adquisitivo y la inflación galopante llevaron a vecinos de Comodoro Rivadavia, en la provincia de Chubut, a iniciar una campaña en protesta a los altos precios de los cortes de carne vacuna en esa región del país. Bajo el lema “Comodoro no come carne”, llaman a no comprar ni consumirla desde el 14 al 18 de marzo.
En la actualidad, en Chubut, un kilo de asado promedia los $ 340, volviendo prohibitivo hacer una parrillada asiduamente o para muchos comensales.
“Sabemos que a todos nos gusta un asado al menos los fines de semana. Pero los precios son una locura y creemos que si creamos un movimiento que se viralice vamos a evitar que los precios sigan subiendo. Y si no, será al menos una manera de protestar”, aseguró Karina Mayorga, una de las promotoras de la extrema propuesta.
Productores y comerciantes están tratando de bajar los precios antes la abrupta caía de la demanda en esa provincia: hay negociaciones entre los frigoríficos y las carnicerías para alcanzar un esquema de comercialización que le sirva a todos, pero sobre todo a los vecinos.