La ciudad estuvo 17 horas con sus acueductos rotos en simultáneo

NO FALTO EL AGUA

Entre las 16 del martes y las 9 de ayer los dos acueductos que abastecen de agua a Santa Rosa estuvieron funcionando con su capacidad reducida. La situación generó preocupación en los encargados del servicio de agua potable de la ciudad, pero no llegó a generar problemas en el suministro a los vecinos, sobre todo porque el consumo en estos días fue bajo, dado el frío reinante.
La situación se dio por fallas simultáneas que sufrieron el acueducto Anguil-Santa Rosa, que opera el municipio local, y el Acueducto del Río Colorado cuyo manejo está en manos de la empresa estatal Aguas del Colorado. A raíz de los desperfectos en los ductos, las reservas de los centros de abastecimiento de la ciudad bajaron drásticamente el martes por la tarde, pero ayer a la mañana comenzaron a recuperarse devolviendo la tranquilidad a las autoridades locales.

Desde el jueves.
El municipio enfrenta problemas con el acueducto Anguil-Santa Rosa desde el jueves de la semana pasada. Desde entonces, el ducto opera con dos tercios de su capacidad. La rotura aquel día fue detectada cerca del cruce de las rutas 5 y 7, al este de Anguil. El personal de Dagsa se abocó a las reparaciones pero además aprovechó el parate parcial del sistema para realizar tareas de mantenimiento que iban a realizarse en el mes de julio.
Esta semana, cuando todavía no habían rehabilitado los cerca de 25 pozos que habían salido de funcionamiento, una nueva falla fue detectada pero esta vez al oeste de Anguil, a la altura de la última curva de la ruta 5 antes de llegar a la localidad desde Santa Rosa. El martes a la tarde, el municipio informó que se estaba avanzando con la reparación, a la vez que se continuaba con las tareas rutinarias de mantenimiento en otros puntos conflictivos del mismo tramo. “Cabe destacar que más allá de las tareas de cierre de válvulas para aislar el tramo afectado, no se afectó en ningún momento la normal distribución de agua a los vecinos de Santa Rosa”, se informó.

Un tercio de capacidad.
Sin embargo, para las 16.30 del martes, los centros de abastecimiento de la ciudad comenzaron a notar que las reservas de agua estaban decayendo rápidamente. La incertidumbre cedió recién por la noche, cuando lograron contactarse con los responsables de Aguas del Colorado desde donde les informaron que habían decidido mermar el abastecimiento del Acueducto del Río Colorado hasta llevarlo a un 33% de la capacidad con la que funciona actualmente.
“En horas de la noche (entre el martes y la madrugada del miércoles), Aguas del Colorado efectuó una reparación menor en la zona de impulsión del acueducto a unos 20 kilómetros de Pichi Mahuida. Por esto, se redujo la entrega de agua a la ciudad capital a unos 300 metros cúbicos por segundo (equivalente a 30 pozos) previéndose la normalización del caudal en horas de la mañana. Las bajas temperaturas han reducido el consumo de agua, por lo que se estima que la disminución en el abastecimiento no tendrá mayor incidencia en los hogares santarroseños”, informaron desde el gobierno provincial.
El sistema que trae agua desde el río Colorado a las localidades del centro sur provincial normalizó su funcionamiento ayer a las 9.