Inicio La Pampa La clave del "llamado consciente"

La clave del «llamado consciente»

EL CUIDADO DE LOS ADULTOS MAYORES EN MEDIO DE LA PANDEMIA POR EL CORONAVIRUS

Los adultos mayores conforman una de las franjas más vulnerables en el medio de esta pandemia de coronavirus que tiene en vilo a todo el planeta. No solo porque forman parte del grupo de riesgo más afectado en caso de contraer el COVID-19, sino también por las consecuencias psicológicas y sociales que puede provocar la cuarentena obligatoria que rige en todo el territorio nacional.
En ese contexto, la especialista en gerontología Silvia Perelis dio algunas pautas a tener en cuenta para, de alguna manera, ayudar a esos adultos mayores a superar sin grandes traumas sus días de aislamiento social. En una charla con Radio Noticias, la profesional habló de la importancia de la contención familiar de los mayores, haciendo hincapié en una «comunicación consciente» para acompañar a aquellos que hoy están solos porque ya no tienen el contacto diario que los mantiene «ocupados».
«Muchas personas mayores aprovechan las salidas al supermercado o a la farmacia para socializar, para tener una charla. Son amigos de los encargados de los edificios, de los cajeros de los supermercados, de los farmacéuticos; todos ellos son su familia cotidiana», comenzó explicando la especialista a modo de contexto.
«El adulto mayor sale y se toma su tiempo para conversar, pero esta pandemia le está quitando ese momento de socializar. Entonces, los familiares o amigos, que antes no los llamaban porque ‘(los adultos) se entretienen todo el día en el barrio’, ahora deben estar atentos porque la situación cambió», alertó Perelis, licenciada en psicología, máster en gerontología social, presidenta de Años y coordinadora de Gerontovida, un espacio dedicado al cuidado de los adultos mayores.

Cuatro claves.
Al referirse a las pautas a tener en cuenta para ayudar a sobrellevar la cuarentena, Perelis hizo eje en cuatro claves. «En primer lugar, hay que agendarse que los tenemos que llamar, como si nos agendáramos que a tal hora tenemos que tomar una medicación. No tenemos que llamarlos cuando nos acordamos, sino que tiene que ser algo planificado, que sepamos que es parte de nuestra actividad diaria», señaló.
«En segundo lugar, hacerle entender al adulto mayor que no nos molesta su llamado», resumió. Y amplió ese concepto: «Hay que aclararlo porque el adulto mayor tiene muchísima tendencia a no querer molestar, porque entiende que sus hijos, nietos o vecinos tienen actividades y no quieren ser una molestia».
«Muchas veces, vienen a la Defensoría del Pueblo o a la ONG a pedir por cosas que no pueden hacer solos, y cuando les preguntamos si no tienen a nadie que los acompañe, nos revelan que no quieren molestar. Y nos cuesta muchísimo vincularlos con la familia, con el vecino o amigos, porque no los quieren molestar. Entonces ahora, que estamos en una circunstancia particular, tenemos que hacerle saber que queremos que nos llame y nos cuente», agregó.
«El tercer punto es tener presente una serie de preguntas para hacerle cuando lo llamamos: sabemos que hay mucha información por diferentes vías, pero que es contradictoria y confusa, y muchos adultos mayores tienen otros tiempos de procesamiento. Entonces, especialmente por el tema de la sanidad, debemos tomarnos el tiempo de preguntarle cuestiones como ‘¿desinfectaste; cómo usaste la lavandina; compraste cosas para toda la semana para no salir a cada rato?…’ Y dar consejos y tomarse el tiempo para saber si la información brindada por nosotros es entendida, porque otro de los temas es que muchas veces tienen vergüenza a repreguntar», señaló.

Recomendaciones.
Y en cuarto término, Perelis habló de una comunicación «consciente» para que cada punto anterior sea valedero. «Hay que tomarse el trabajo de buscar recomendaciones para hacer y que le sirvan para pasar el tiempo. Todos sabemos qué cosas le gustan a nuestros adultos mayores queridos, y entonces hagamos el esfuerzo de buscar y sugerirle tal documental, tal libro, tal programa de deportes, cocina o arte», estimuló la especialista.
«Es una tarea que nos tenemos que tomar. No se trata de hacer un llamado de compromiso, de preguntar ‘¿cómo estás, todo bien?; bueno, me alegro, un beso, mañana te llamo’… No, tiene que ser un llamado consciente, planificado», completó.

Un ida y vuelta.
En la charla con Radio Noticias, Silvia Perelis también habló de una «retroalimentación» entre los adultos mayores y quienes están pendientes de manera consciente de sus actividades en estos tiempos de cuarentena por el coronavirus; como si se tratara de un «ida y vuelta» en el que ambos se nutren y se acompañan.
«En primer lugar tenemos que ubicarnos en nuestra propia realidad, y a partir de que terminamos de comprender lo que está pasando en el mundo y lo que es necesario hacer, es más simple la comunicación con el otro», analizó la especialista en gerontología.
«En ese contexto, tenemos que saber que el adulto mayor ya vivió otras cosas y otras crisis. Y entonces por qué no escuchamos lo que dice, que seguramente nos servirá para comprender lo que nos está pasando», se preguntó.
«Escuchar a una persona mayor nos va a venir estupendamente bien. Y entonces el llamado no es por el otro, es también un llamado por uno mismo, porque somos parte de un mismo proceso. Porque al igual que los adultos mayores, nosotros también somos dependientes de alguien o de algo. Y no solo se trata de tener comida en la heladera y de tener oxígeno para respirar…», consideró Perelis.
«Así, si nos concebimos como parte de un ciclo vital, en el que nos retroalimentamos de otros, el adulto mayor también tiene un rol en nuestra vida de mediana edad. Entonces, si llamamos a una persona con una historia de vida, le estamos haciendo un bien a esa persona y a la vez nos estamos nutriendo nosotros también», cerró.