La condenaron a tres años de prisión por 13 estafas en ventas de terrenos

Hoy lunes, se condenó a una mujer a tres años de prisión en suspenso, por resultar autora material y penalmente responsable del delito de estafa, que concurre de manera real en 13 oportunidades. El juez de audiencia subrogante de Santa Rosa, Carlos Matías Chapalcaz, fue quien dictó la sentencia.

El conflicto penal se resolvió a través de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Oscar Alfredo Cazenave, el defensor particular y la propia imputada, una profesora de 44 años que admitió su culpabilidad.

Según el STJ, la mujer ofrecía terrenos en venta en Toay, de los que no tenía la propiedad o derecho alguno; actuando en algunas de las operaciones de manera directa o bien como gestora de la operación de compraventa en representación de cuatro personas. “Estas operaciones siempre se perfeccionaron mediante una entrega de dinero o un vehículo y su saldo en cuotas fijas que se documentaban en pagarés”, acotó el juez.

La docente deberá cumplir las siguientes reglas de conducta por tres años, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la sanción: fijar domicilio, del que no podrán ausentarse sin consentimiento judicial; someterse al cuidado de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación para personas en conflicto con la ley penal; abstenerse de usar estupefacientes; no abusar de bebidas alcohólicas; cumplir con un tratamiento psicológico; y realizar trabajos no remunerados en el merendero de Villa Germinal, adonde donde deberá concurrir dos horas cada 15 días a prestar servicios.

Entre las declaraciones testimoniales figuran las de cuatro escribanos y la de los verdaderos propietarios de los terrenos que la mujer vendió. “Asimismo, es dable valorar las constancias logradas de la apertura de la computadora que la imputada tenía en su domicilio, y que permitieron acreditar que quienes cedían los derechos respecto de los inmuebles nunca los habían adquirido; es más, siquiera los habían tenido como poseedores”, acotó el magistrado.