La Cooperativa sufrió otra patoteada que llegó de Santa Rosa

CORPICO

Pese a que tiempo atrás la Delegación de Relaciones Laborales de esta ciudad aseguró que el Sindicato Luz y Fuerza La Pampa no tiene mandato para actuar en General Pico, casi medio centenar de representes del gremio llegaron en caravana ayer a la mañana y realizaron una ruidosa e incómoda manifestación frente a las oficinas de la Cooperativa Regional de Electricidad (Corpico).
Los manifestantes que actuaron de manera sorpresiva encabezados por el secretario general Julio Acosta, obstaculizaron el tránsito vehicular en la zona, realizaron una quema de neumáticos en el medio de la calle con las consiguientes molestias que les ocasionaron a los vecinos, y se manifestaron con bocinas y bombos frente a la puerta de la Cooperativa. La vez anterior habían entrado al edificio de manera ruidosa, molestando a los asociados que querían pagar sus facturas o realizar otro tipo de trámites.
Más de una docena de efectivos policiales, encabezados por el jefe de la Unidad Regional II Daniel Güinchinau se hicieron presentes en el lugar, para evitar el ingreso de los manifestantes. En la vereda de la Corpico se vivió un clima de tensión durante algunos segundos, cuando pretendieron ingresar a los empujones sobre los policías.

Salario y representación gremial.
Acosta encabezó la protesta importada desde Santa Rosa que llegó a la ciudad después de las 11, minutos después que el dirigente del GEN Juan Carlos Passo, diera una conferencia de prensa tras el fallo judicial que favoreció a la Corpico por el reclamo de la facturación del período 12 del año pasado.
El dirigente gremial indicó que el reclamo era por “salarios” y calificó de “dictadura” a la conducción de la Corpico, pese a que su gente impidió el tránsito vehicular, la normal atención de los asociados y les ocasionó molestias a los vecinos con fuertes ruidos de bocinas y una espesa columna de humo.
“Nosotros hemos logrado firmar acuerdos con el gobierno provincial, queremos que ese acuerdo se traslade a las cooperativas porque tiene una cláusula gatillo y están firmando acuerdos, de acuerdo a lo que dice el gobierno nacional”, dijo Acosta.
“No se pueden seguir ocultando detrás de las ventanas y no responder los reclamos que se dan en una situación de tremenda crisis. Tenemos el 60 por ciento de los trabajadores por debajo de la línea de la pobreza, no podemos seguir así por eso nos manifestamos para que nos escuchen”, agregó.
El gremialista dijo que Luz y Fuerza La Pampa tiene 17 trabajadores afiliados en General Pico. Sin embargo no puede darles representación gremial, porque el sindicato no tiene mandato para actuar en la ciudad. Molesto por esta situación, el gremialista cargó contra la Delegación de Relaciones Laborales, de la que dijo que es un “apéndice de la patronal” que no defiende los derechos de los trabajadores y se apoyó en la Corte Suprema de Justicia, la Constitución Nacional y los tratados internacionales, como garantes de la libertad sindical.
También habló de un hostigamiento a los trabajadores de su sindicato, de que agotaron los canales de diálogo y del reclamo de un salario justo.
Minutos después de las 12 emprendieron la retirada, el cual fue uno de los pocos momentos pacíficos que tuvo la manifestación.

Pedido de disculpas.
Horas más tarde, desde la cooperativa piquense se disculparon con sus asociados y vecinos por las molestias ocasionadas por los manifestantes, y se limitaron a aclarar en un breve comunicado, que Luz y Fuerza La Pampa “según resolución del Ministerio de Trabajo, no tiene jurisdicción en nuestra ciudad”. En el mismo sentido, recordaron que “en lo atinente al tema salarial, el gremio Luz y Fuerza Mercedes, con jurisdicción en General Pico, resuelve las paritarias en el ámbito de la Fepamco”.