miércoles, 13 noviembre 2019
Inicio La Pampa La Corte confirmó pena a Safenreider

La Corte confirmó pena a Safenreider

DOCE AÑOS PARA EL POLICIA QUE MATO AL CAZADOR EN LONQUIMAY

La Corte Suprema de Justicia de la Nación dejó firme la condena a 12 años de prisión contra el policía Fernando Martín Safenreider por el homicidio del cazador Santiago Garialdi. El máximo tribunal del país rechazó el recurso de queja que el defensor del exagente, el abogado José Mario Aguerrido, había presentado para llegar así a la última instancia que le quedaba para modificar lo fallado en el juicio oral y público que finalizó el 5 de diciembre de 2017.
El rechazo lleva las firmas de los cinco integrantes de la Corte: Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco, Horacio Rosatti y Ricardo Luis Lorenzetti y está fechado el 24 de septiembre, hace tres días.
El debate fue llevado a cabo por los jueces de audiencia Daniel Sáez Zamora, Alejandra Ongaro y Carlos Chapalcaz quienes dieron por acreditado que el 24 de julio de 2016, a la noche, en un cruce de caminos rurales cercanos a Lonquimay, el cabo Safenreider disparó ocho veces contra la camioneta en la que iba Garialdi junto a otros tres cazadores furtivos, asestándole dos balazos a la víctima, uno mortal en la cabeza y el otro en una pierna.
Esa noche, Safenreider patrullaba junto a otro efectivos, Norberto Daniel García. Minutos antes, otro efectivo policial, Marcos Sebastián Ochoa, destacado en La Gloria, había alertado a la patrulla sobre la presencia de cazadores en esa zona.
La Audiencia de Juicio detalló que en la camioneta de los cazadores viajaban cuatro personas: Enrique Andrés Casabonne (conductor), Juan José Castilla (acompañante) y Mario Luján Arroyo (portaba una carabina calibre 22) y Héctor Santiago Garialdi (iluminador), en la torreta que se hallaba en la caja de la Ford.
«La camioneta pasó por la intersección, y realizó una maniobra de esquive, por cuanto en el inicio de la encrucijada había una cadena de acero, con pedazos de hierros soldados, denominados ‘miguelitos’ -indicaron los jueces-. En esa maniobra, la cadena fue arrastrada, impactó contra la rueda delantera derecha, que se pinchó y salió despedida. Al mismo tiempo, y dado el corto lapso en que se desarrolló todo el suceso (entre siete y diez segundos), desde la torreta de la camioneta, Garialdi iba mirando e iluminando en dirección hacia el móvil policial, apuntándolo con el reflector», se narra en el fallo del juicio.