Inicio La Pampa La CPE proyecta experiencia solar

La CPE proyecta experiencia solar

EXPECTATIVA EN EL MOVIMIENTO COOPERATIVO POR ANUNCIOS DEL GOBIERNO

Tras notificarse de la primera instalación domiciliaria con capacidad para generar energía eléctrica e inyectarla a la red pública, la CPE evalúa poner en marcha su primer proyecto de generación energética en base a células fotovoltaicas. «Pensamos hacer nuestra propia experiencia con paneles solares en la CPE. Estamos analizando con los gerentes la inversión para armar esta experiencia dentro de la Cooperativa, podría ser una prueba piloto para generar parte de la electricidad que la entidad consume y analizar los resultados» reveló Alfredo Carrascal.
El presidente de la CPE explicó que «es necesario ver cómo se opera, cómo funciona y se comporta este tipo de instalación, evaluando y comparando sus parámetros, y produciendo nuestra propia documentación». Una preocupación entre los directivos de la entidad es «evaluar cómo impactaría en el servicio, porque la CPE es responsable legal del tendido eléctrico».

«No debemos ceder facultades».
Para permitir la generación eléctrica a los usuarios de la provincia, resulta necesario que la Legislatura pampeana apruebe la adhesión a la ley nacional 27424 («Generación de Energía Eléctrica de Origen Renovable»). Entonces los pampeanos quedarían habilitados para producir su propia energía y volcar el excedente al sistema. Esta norma establece las condiciones para generar energía por parte de usuarios, para autoconsumo y eventual inyección de excedentes a la red. También obliga a los prestadores del servicio a facilitar esa inyección, crea la figura del «usuario-generador», determina los equipos de generación y distribución y los dispositivos de medición, y establece las fórmulas de compensación entre la energía consumida y la inyectada al sistema.
Pero lo que preocupa a la CPE es el Artículo 13 de la norma, por el cual «la autoridad de aplicación será designada por el Poder Ejecutivo Nacional». Entre otras facultades, este organismo tendría la potestad de aprobar proyectos, autorizar conexiones y fijar el valor de la tarifa de inyección. «La provincia podría perder la capacidad de control que hoy ejerce a través de la Administración Provincial de Energía», advirtió Carrascal. «En La Pampa desarrollamos, a nuestro modo, un sistema eficiente y solidario. Ceder las facultades de control y de sanción, no es menor, porque podría tener consecuencias dañosas», agregó.

Expectativa para mañana.
«Resulta importante tener en cuenta cómo se regularía, cómo se controlaría y cuáles serían los parámetros técnicos frente a esta posibilidad y es una cuestión que requiere estudios profundos. Lo peor que podría pasar es generar falsas expectativas o inducir inversiones que después no tengan el resultado que el vecino espera», comentó Carrascal.
«Entendemos que se está trabajando en eso y nos parece estar en vísperas de los anuncios del gobernador sobre este tipo de energías. Por eso el movimiento cooperativo aguarda con mucha expectativa los anuncios que hará el jueves (por mañana) el gobernador», Sergio Ziliotto. «Tenemos expectativa por ver cómo avanzará La Pampa en este aspecto», anunció Carrascal.
Recordó cuando el gobernador hizo referencia a «pasar de ser una provincia consumidora a generadora de energía» pero consideró que «no estamos arrancando de cero: existe una red de tendido eléctrico provincial y nacional, producto de inversiones realizadas a lo largo de la historia. El Sistema Interconectado siempre será una opción de garantía. La producción de energías renovables se ve afectada por condicionada específicas, como el clima, y hay que tener en cuenta todas las variables», concluyó.

Debate por las energías renovables.
«Ultimamente algunas voces reclamaron la adhesión plena de La Pampa a la ley 27424 y desde la CPE vimos la necesidad de expresar nuestra posición, en defensa de la autonomía provincial. Creemos que debe ser considerada y estamos convencidos de que legisladores y gobierno son conscientes de esta cuestión. Por algo el gobernador ha reiterado que las cooperativas seremos aliadas estratégicas en el plan energético provincial», dijo Carrascal.
Aunque Carrascal evitó dar nombres, entre las «voces» que reclamaron la adhesión a la ley figuran varios partidarios de Juntos por el Cambio, como Martín Maquieyra y Francisco Torroba, quienes han denunciado reiteradamente la demora de La Pampa por debatir la norma promulgada durante el gobierno de Mauricio Macri.
Pero para el ex presidente de la Nación, más que una preocupación política, las energías renovables parecen haber sido un atractivo negocio. A finales de 2018 fue noticia el escándalo producido por la venta de cinco parques eólicos adquiridos por Sideco Americana (empresa insignia del clan Macri) en 2016, cuatro de ellos ubicados en Chubut y uno en Miramar.
Los parques fueron adquiridos por Macri a la empresa española ganadora de la licitación, por 25 millones de dólares. Pocos meses después Sidsel y Sideli (firmas creadas para incursionar en el negocio) revendieron el paquete a la empresa argentina Genneia (del banquero Jorge Brito) y a la compañía china Goldwind. Por la transacción, Sideco obtuvo una ganancia de 48 millones de dólares (diferencia entre compra y venta), sin hacer ningún avance en los proyectos.
El diputado bonerense Rodolfo Tailhade denunció el caso en la Justicia. La causa recayó en el juez Marcelo Martínez de Giorgi, que investiga al clan Macri por defraudación, negociaciones incompatibles con la función pública, tráfico de influencias y lavado de activos. Entre las últimas novedades del caso, se cuenta la aparición de una firma offshore vinculada a la transacción de los parques eólicos: Rainbow Finance SA, radicada en Luxemburgo y dueña de la compañía Usir International Holding SL, cuya filial en el país es Usir Argentina, controladora de Sidsel y Sideli, empresas integradas por familiares y amigos del ex presidente.
Frente a la necesidad de disminuir la generación contaminante en base a combustibles fósiles o interviniendo recursos hídricos, las energías renovables prometen grandes beneficios y mayor sustentabilidad. Son la energía del futuro, pero también constituyen un negocio millonario, por lo que cada vez son más las voces que consideran prudente tomar en serio los reclamos de un estudio sobre la normativa.