Inicio La Pampa La deuda del PAMI pone en jaque al sector farmacéutico

La deuda del PAMI pone en jaque al sector farmacéutico

OBRA SOCIAL NO PAGA DESDE SEPTIEMBRE DEL AÑO PASADO

El presidente del Colegio Farmacéutico de La Pampa, Marcelo Fernández Cobo, advirtió que el PAMI mantiene una importante deuda con el sector, la cual data de septiembre del año pasado, y que -ante esta demora de pagos- es posible que en algunas farmacias se «comiencen a rechazar las prestaciones» en algunos medicamentos. «No es sistemático pero es entendible que una farmacia no pueda atender una determinada receta», precisó.
En diálogo con Radio Noticias, el farmacéutico pampeano alertó sobre la delicada situación que vive hoy el sector ante la falta de pago del PAMI de las prestaciones médicas que brinda a sus afiliados. Según indicó, esta deuda que se mantiene con las farmacias desde septiembre del año pasado pone en riesgo el funcionamiento del sector ya que -con ese dinero- «se tienen que pagar todos los gastos y todos los impuestos».

Cambios en el convenio.
Fernández Cobo explicó que la relación entre las farmacias y la obra social de jubilados y pensionados ha tenido sus vaivenes desde que el presidente Carlos Menem firmó un convenio con la industria financiera para la compra de medicamentos. Acuerdo que, a fines de 2018, fue modificado por el Gobierno de Cambiemos.
«El PAMI en la presidencia de Menem hizo un convenio con la industria farmacéutica que duró hasta fines de 2018. Este acuerdo tuvo ida y venidas, cortes, explotó en el 2001, y después se recomponerse llegó hasta 2018 donde estaba a punto de explotar. En ese momento, se reformula el convenio», recordó el farmacéutico.
«El PAMI se empodera un poco como prestador, cambia las condiciones y vivimos un 2019 bastante bien en lo financiero hasta el mes de octubre donde perdió la regularidad de pago y, de hecho, no están debiendo saldos desde el mes de septiembre», alertó.
«En este nuevo convenio, hay un compromiso de pago a 10 días de ser presentado los papeles que, de alguna manera, alivia financieramente a una farmacia pero que es insuficiente porque casi cubre el costo del medicamento y la farmacia no tiene ninguna utilidad en la prestación de PAMI», reclamó Fernández Cobo ya que «es mucha plata, teniendo en cuenta que casi ocupa el 50% de las prestaciones» que recibe el sector.

Esquema de pago.
El farmacéutico señaló que del monto total del medicamento, «el afiliado paga en el mostrador de la farmacia alrededor de un 25% del valor del medicamento», mientras que el resto se divide entre una bonificación que se le hace de las farmacias al PAMI y la cobertura que tiene la prestadora. Aunque, indicó, hay ciertos remedios que son bonificados en un 100%.
«El PAMI tiene una amplia cobertura, cubre el 60%, 70% y 80%, y además tiene muchos afiliados, por lo que por el beneficio de la Resolución 337, te cubre el 100% de una serie de medicamentos. Esto hace que la masa de afiliados pague el 25%, mientras que una parte la pone la farmacia como bonificación o descuento que se le hace al PAMI, que es alrededor del 10%, y el resto lo paga PAMI y lo paga la industria», precisó.
«Entonces lo paga en bonificaciones que le hacen a la prestadora, que le sirve a la farmacia, y una parte la paga en efectivo, restando un 30% del valor de la receta», explicó Fernández Cobo, quien remarcó que «ese 30% es el que no cobramos desde el mes de septiembre y con ese valor, la farmacia tiene que pagar todos sus gastos, todos los impuestos, todo».

Escenario complejo.
Según alertó el titular del Colegio Farmacéutico, esta falta de pago pone en peligro las prestaciones en algunas farmacias en la provincia ya que -analizó- el valor de algunos medicamentos es tan alto que, sin el financiamiento de PAMI, es casi «imposible» que estos remedios se puedan entregar al afiliado. Sin embargo aclaró: «No es una cuestión sistemática».
«Esta falta de pago genera un descalce en las farmacias que hace que comiencen a rechazar las prestaciones. Si bien una persona con la receta de un medicamento caro, implica que no se la pueda entregar porque vale mucho dinero y el farmacéutico no tiene los fondos para comprarlo», sostuvo Fernández Cobo, a la vez que reconoció que la situación del PAMI es «bastante particular».
«Las nuevas autoridades de PAMI están recién hace un mes, según su titular han encontrado un déficit de 19 mil millones de pesos, reconociendo el monto de deuda que tienen con las farmacias. Pero también diciendo que no hay dinero para pagar, entonces es una situación difícil la que está pasando», precisó en ese sentido.
-¿Están rechazando recetas prescriptas por PAMI?
-No, es una cuestión sistemática pero sí es entendible que una farmacia no pueda atender una determinada receta por lo cara que es. Esto hace que el afiliado comience a rebotar de farmacia en farmacia.
-¿Esto se resuelve cuando el PAMI ponga en caja o cuando empiece haber un flujo de pago?
-Si, porque es un problema financiero para las farmacias, quienes han sido históricamente los financiadores del sistema de salud en cuanto a los medicamentos. Siendo el eslabón, después del afiliado, más débil de la cadena.
«Hablar de déficit en PAMI es inevitable, más viendo cómo están todos los sistemas de salud, el tema es cómo se financia este déficit. Pensar que el PAMI tenga déficit 0 es una irrealidad porque con los aportes que hacen los jubilados no se pueden bancar todas las prestaciones que tiene. El Estado es quien debe financiarlo», concluyó el farmacéutico.