Inicio La Pampa ¿La diputada Sandra Fonseca trianguló fondos legislativos?

¿La diputada Sandra Fonseca trianguló fondos legislativos?

EN EDUARDO CASTEX

(Eduardo Castex) – La diputada Sandra Fonseca (Comunidad Organizada) habría infringido las resoluciones internas de la Cámara de Diputados de La Pampa, triangulando -al menos- un subsidio legislativo de $ 50 mil por intermedio de la Municipalidad de Eduardo Castex, para supuestamente entregar «ayuda social» a una castense de estrechos vínculos políticos y profesionales con el tiernismo.
«No es el único caso, ni el primero que se registra. Sucede que en este caso llamó la atención el monto y los funcionarios (castenses) tuvieron que facilitar el trámite porque se encontraban entre la espada y la pared, dado que aparentemente esa ayuda social tiene algunos objetivos políticos partidarios», confesó un interlocutor a esta corresponsalía.
El monto y la beneficiaria directa de esta «ayuda social» rápidamente despertaron «sospechas» entre quienes se encuentran vinculados con los procedimientos administrativos, pero también alertó a las autoridades municipales. Es más, la intendenta Mónica Curutchet tras tomar conocimiento que esta redacción se encontraba investigando este tema, fue inhallable: inicialmente por la gravedad del tema y después porque se contagió de Covid-19.
En la última reunión con la prensa -hace algunas semanas- en el Centro Cultural Municipal (CCM), luego de anunciar algunas medidas sanitarias, rápidamente se retiró del edificio municipal argumentando que tenía prisa para trasladarse a otros compromisos.

«Triangulación para blanquear».
El cheque del subsidio de $ 50.000 se habría cobrado «entre el lunes 19 y el lunes 26″ de abril, en la sucursal local del BLP, por una particular. Este procedimiento no está permitido en las resoluciones de la Legislatura pampeana, porque solamente se habilita aportar esos recursos económicos para las municipalidades, comisiones de fomento, instituciones educativas que no pertenezcan a los servicios de gestión estatal provincial y todas las organizaciones no gubernamentales de bien público, culturales, gremiales, sanitarios, educativas, benéficas o deportivas, que no persigan fines de lucro y estén debidamente inscriptas en los registros correspondientes, a fin de contribuir al cumplimiento de sus objetivos». (ver aparte)
«Es medio ilógico lo ocurrido, porque la mayoría de los legisladores les entregan 20 mil pesos a instituciones que realizan importantes trabajos sociales, y acá otorgaron $ 50.000 para ayuda social infringiendo todas normativas y controles», admitieron algunos interlocutores.
«Pero por qué no te preguntás algo más… los diputados usan los subsidios legislativos para hacerse autopublicidad, y donde entregan un aporte van y se sacan una foto para promoción. En este caso, eso no ocurrió. El subsidio bajó al municipio, y desde la comuna se lo entregaron a una vecina. Ahí también la legisladora está comprometiendo a las autoridades municipales. O aprovechó la falta de timing político o las puso entre la espada y la pared», explicó el vocero.
En las consultas realizadas, explicaron que este mecanismo utilizado «es una típica triangulación» para «blanquear» los aportes legislativos «para beneficiar a partidarios, compromisos políticos u otros intereses desconocidos».
Detallaron que la legisladora no puede entregar directamente un subsidio a una vecina particular, porque los aportes legislativos tienen por objetivo colaborar con las ONG’s o algún proyecto municipal de menor envergadura, entonces «bajan» el cheque a una comuna y «comprometen» a los intendentes para que se los entregué a un determinado vecino. «Ahí se cumplió el blanqueo del dinero, porque después en la Cámara de Diputado el legislador presenta el comprobante municipal, y evade el control interno», indicaron.
En este procedimiento también quedan indirectamente involucrados los concejales, porque son quienes controlan -o al menos su función les exige controlar- las cuentas municipales. «Es raro que se pueda infringir todos los controles y nadie haga nada», expresó -irónicamente- un técnico que conoce acabadamente el funcionamiento administrativo estatal.

Resoluciones, no permiten.

Las resoluciones a las que tuvo acceso esta corresponsalía no permiten que los diputados provinciales entreguen subsidios legislativos a particulares.
Una legislación de 1984 fue modificada por la 101 del año 2014, y allí los legisladores establecieron que los subsidios legislativos «podrán beneficiar» a las «Municipalidades, Comisiones de Fomento, instituciones educativas que no pertenezcan a los servicios de gestión estatal provincial y todas las organizaciones no gubernamentales de bien público, culturales, gremiales, sanitarios, educativas, benéficas o deportivas, que no persigan fines de lucro y estén debidamente inscriptas en los registros correspondientes, a fin de contribuir al cumplimiento de sus objetivos».
También se exige «como condición indispensable para recibir el beneficio» que los beneficiarios estén debidamente inscriptos en los registros provinciales otorgantes de las personerías jurídicas o legales.
Además, se estableció que los diputados después entregarán en el Departamento Contable Financiero los recibos suscriptos y conformados por las entidades beneficiarias, para permitir la confección de la rendición ante el Tribunal de Cuentas.
«En caso contrario, los diputados no podrán retirar un nuevo pedido de subsidios, hasta tanto no hayan entregado la totalidad de los recibos conformados correspondientes a subsidios retirados con anterioridad», establece.
Y faculta a la Secretaría Administrativa fijar las pautas operativas en lo referido a la recepción, control y liquidación de los subsidios, necesarias para el cumplimiento de lo establecido en la presente resolución. El plazo para la liquidación de los subsidios no podrá exceder de los seis días hábiles contados desde la recepción de la solicitud de subsidios en el Departamento Contable Financiero.