Inicio La Pampa "La dirigencia debe asumir responsabilidad"

«La dirigencia debe asumir responsabilidad»

CRITICAS DE MUJERES RADICALES

Mujeres Radicales esbozaron un duro análisis de la realidad argentina y llamaron a la oposición a una autocrítica. «Es imperioso que la dirigencia política se sume, aportando ideas, no con marchas inoportunas, ni con declaraciones mezquinas», plantearon.
En un documento, advirtieron que «estamos viviendo una tragedia global y colectiva» por la pandemia. Esto «desnuda fortalezas y debilidades del sistema de salud, el aparato productivo, el sistema educativo, las estructuras del estado, de la sociedad y de las propias personas».
En un escenario de crisis económica que golpea «duro y fuerte», desde Mujeres Radicales apuntaron contra la dirigencia política. «El gobierno nacional no ayuda discursivamente, cuando plantea escenarios confrontativos en exceso, la prensa no oficial continúa atizando con titulares tremendistas y la oposición no logra intervenir en un diálogo fecundo».
«Esta realidad nos lleva a un alto número de personas enfermas, algunas mueren, otras desempleadas y quebradas, y una niñez sin respuestas. Es imperioso que la dirigencia política se sume, aportando ideas, debatiendo, sosteniendo la gobernabilidad. No con marchas inoportunas, ni con declaraciones mezquinas; por el contrario, priorizando y promoviendo los consensos por encima de las disidencias», remarcaron.
En esa línea, afirmaron que «la UCR siempre estuvo a favor de la unidad nacional, y en momentos muy difíciles priorizó al pueblo y su seguridad, física y jurídica. Llevar al pueblo a la calle hoy, es ir a contramano de la gravedad de los tiempos que corren. La dirigencia debe asumir su responsabilidad y analizar las consecuencias de esta pandemia que se mide con casos graves y muertos, acompañando a quienes trabajan en un centro de salud, a docentes, a quienes pierden un emprendimiento, a quienes se quedan sin trabajo».

Educación y Salud.
Desde Mujeres Radicales consideraron que «las autoridades educativas no supieron generar un plan acorde a los tiempos. Que la escuela es el mejor lugar para niñez, la adolescencia y la juventud no es un descubrimiento, pero convertir presencialidad – virtualidad en un tema judicial es ausencia de ideas. No pasa exclusivamente por contar con notebooks, sino por acompañar a las tecnologías y acceso a la conectividad».
A su vez, advirtieron que hay «docentes agotados, sin orientaciones precisas y con salarios precarizados, donde se apela a la vocación para intentar educar. Se necesitan instrumentos de acompañamiento a niños y niñas en hogares donde los medios materiales, las comodidades, disponibilidad horaria y formación no pueden asegurar el acceso a la educación».

Testeos.
Por otro lado, plantearon que el sistema de salud afronta, con múltiples dificultades, «la atención de las personas, sin embargo no se realizan los testeos suficientes ni un adecuado seguimiento de los contactos en terreno y por consiguiente, la determinación de los correspondientes aislamientos, lo que lleva a un personal agotado, muchas veces con contrataciones precarizadas y con sensación de colapso sanitario».
«Las medidas restrictivas que se implementen, necesarias en el contexto inmediato, serán insuficientes si no se logra inmunizar a la población susceptible. Encerrar y prohibir por sí mismos, no son efectivos si no se apela a la responsabilidad social y a acciones comunicacionales y sanitarias efectivas; se requiere una adecuada comunicación por parte del Estado», agregaron.