Inicio La Pampa "La doctrina justicialista está vigente"

«La doctrina justicialista está vigente»

EL PERONISMO DESPUES DE PERON

«La doctrina justicialista está vigente». Así lo afirmó Iciar Recalde, licenciada en Letras, docente e investigadora, quien remarcó que «el modelo del peronismo histórico no fue una propuesta estrictamente económica, sino una propuesta alternativa civilizacional que se denominó ‘tercera posición'».
En diálogo con Radio Noticias, la investigadora analizó el surgimiento del peronismo en el país y los principales puntos que llevó adelante esta doctrina que, según afirmó, «tiene profunda vigencia» ya que los problemas que intentó resolver «siguen presentes» en la actualidad.
Según sostuvo la docente, si bien «el mundo sin duda ha cambiado» desde el surgimiento del peronismo, «la doctrina justicialista, en la concepción de Perón, tenía una esencia y que tenía la capacidad de articularse a un mundo que cambiaba», lo que le permitió seguir presente en nuestros días. «La doctrina planteada por el general Juan Domingo Perón fue una hoja de ruta», remarcó Recalde.
En ese sentido, indicó que lo que el peronismo ha buscado siempre fue «la independencia económica porque, sin eso, es difícil que pueda tomar decisiones soberanas en el terreno de la política y, menos que menos, distribuir el dinero en términos justos».
«Así que, independientemente de los cambios del mundo, los problemas de la Argentina sigue siendo los mismos, centralmente de los de la dependencia. Desde el 76′ hasta esta parte, lamentablemente la estructura económica argentina está en manos extranjeras», subrayó.

La alternativa.
Según explicó la investigadora, «el modelo del peronismo histórico no fue una propuesta estrictamente económica, sino una propuesta alternativa civilizacional que se denominó ‘tercera posición’. Perón planteaba, en ese mundo bipolar traccionado por los sistemas capitalista y comunista, una alternativa».
En esta línea, planteó la docente, «gran parte de las cuestiones que interpeló el justicialismo, en términos históricos, lo hizo ser un proceso revolucionario porque trastocó las estructuras de un país semicolonial dependiente del extranjero».
En ese camino, el peronismo no solo le tocó confrontar con los aspectos económicos de un mundo «bipolar», sino también con los aspectos culturales que venían detrás. Es así que Recalde indicó que la independencia que se buscaba -y aún se sigue haciendo- no solo recaía en lo económico sino también en buscar una forma de pensar «lo nacional» y combatir «el colonialismo cultural».
«Perón confrontó contra el imperialismo británico y que llevó adelante un proceso de nacionalización de los recursos económicos básicos de la Argentina. En ese sentido, combatió contra los imperialismo que querían sumir a los argentinos», recordó la investigadora, que precisó que en el plano interior la lucha se llevó contra «los sectores minoritarios que históricamente se han llamado oligarquía, grupos contrarios a los intereses de la mayoría y al interés nacional».